España necesita tener más de 900 controladores aéreos antes de 2025

Torre de control del aéropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas./EFE
Torre de control del aéropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. / EFE

Los candidatos a canalizar el tráfico de aeronaves deben ser expertos en materias como navegación aérea, gestión del tránsito, meteorología, aeronaves, sistemas o Derecho aeronáutico

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

España necesita más de 900 controladores aéreos entre el sector público (Enaire) y privado (FerroNATS y Saerco). Esta necesidad responde a «la demanda de incremento de tráfico que se prevé en todos los aeropuertos de España y la tasa de reposición para cubrir la jubilación de controladores aéreos en activo en los tres proveedores de servicio de tránsito aéreo», tal como explica Francisco Martín, el director de SkyWAY, la escuela de formación de controladores de aeródromo impulsada por FerroNATS.

Según los informes publicados por la Dirección General de Aviación Civil, en los primeros nueve meses del año se han registrado en los aeropuertos españoles un 5,7% más de pasajeros que en el mismo periodo del año pasado, y se trata de una tendencia en claro crecimiento. La gestión de los movimientos en el espacio aéreo requiere de perfiles profesionales con una formación muy específica.

Por este motivo es necesaria esa plantilla de más de 900 controladores en los próximos seis años, con la que «cubrir las necesidades en todas las dependencias de los proveedores de servicio de tránsito aéreo: torres y centro de control», matiza Francisco Martín.

Los candidatos a desarrollar esta profesión tienen que ser mayores de edad, superar el proceso de selección y tener un nivel B2 o superior de inglés. Los alumnos matriculados en SkyWay, que abre el plazo inscripción para su tercera promoción, tendrán que estudiar materias como navegación aérea, gestión del tránsito aéreo, meteorología, factor humano, aeronaves, equipos y sistemas y Derecho aeronáutico. Los conocimientos básicos se completa con una breve práctica en un simulador.

La habilitación

Según explica el director de SkyWay, la segunda parte de la formación de los alumnos es «eminentemente práctica y es conocida como 'habilitación'». En función de la especialización (aeródromo, aproximación o ruta), los alumnos realizan durante un periodo de tres meses aproximadamente una formación en un escenario simulado.

Durante esta fase el alumno tiene que demostrar su habilidades y capacidades como futuro controlador aéreo. Los ejercicios de simulación de desarrollan de menor a mayor complejidad, «incluyendo situaciones inusuales como son emergencias aéreas, condiciones meteorológicas adversas, fallos de comunicaciones, etc…, que miden su capacidad para reaccionar ante situaciones de complejas y de estrés», apunta Francisco Martín.

Asimismo, a lo largo de todo el proceso de la formación teórica y práctica los alumnos tienen que superar exámenes y evaluaciones periódicas que miden el progreso continuado.

Una vez finalizado con éxito el período formativo, que abarca entre cinco y seis meses, los aspirantes obtendrán la licencia de alumno controlador de aeródromo expedida por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

En el caso de los alumnos de SkyWay se les dará la oportunidad de habilitarse en una de las torres de control gestionadas por FerroNATS: Sabadell, Cuatro Vientos, Vigo, Jerez, A Coruña, Valencia, Sevilla, Ibiza, Alicante, Córdoba, Andorra-La Seu d'Urgell y Lleida y Murcia. Desde estas torres se gestiona anualmente casi medio millón de movimientos de aeronaves en las que viajan y más de 35 millones de pasajeros.

 

Fotos