La banca avisa de que endurecerá la concesión de créditos en 2019

Construcción de viviendas en Pamplona. /Efe
Construcción de viviendas en Pamplona. / Efe

Por primera vez en seis años, las entidades han restringido el acceso a la financiación al consumo, aunque a la vez reducen sus tipos de interés

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Conseguir que un banco apruebe un crédito este año va a ser un poco más complicado que en 2018 para quienes vayan a comprar una vivienda o necesiten fondos para financiar la adquisición de un vehículo, unos muebles o un electrodoméstico. Las entidades financieras han anticipado que ya durante este primer trimestre los criterios de concesión de un préstamo «se endurecerían ligeramente» ya se trate de una hipoteca o una línea de financiación personal.

Las corporaciones bancarias cambiarán el rumbo de las políticas de riesgo que venían aplicando desde finales de 2012, el peor momento de la crisis, hasta el año pasado. Han sido seis años en los que las entidades han ido flexibilizando los requisitos para acceder a un crédito, después del periodo de crisis en el que las restricciones fueron la tónica dominante para compensar la burbuja financiera hasta 2008.

Las entidades anticipan esta nueva senda tras comprobar cómo la solvencia de los ciudadanos ha ido a peor en el último tramo del año pasado. Una tendencia que podría prolongarse en este inicio de ejercicio por la ralentización de la economía que estiman desde el Gobierno hasta los inversores. De hecho, entre octubre y diciembre del año pasado la concesión de créditos al consumo se endureció «levemente» por esa peor situación financiera por la que atraviesan las familias, según la última encuesta de préstamos elaborada por el Banco de España. Sin embargo, en el caso de las hipotecas esas condiciones hasta ahora no habían cambiado.

Los criterios bancarios han cambiado justo en el momento en el que el supervisor, así como las autoridades europeas (Comisión y BCE) advertían del riesgo que asumían las entidades al reforzar el negocio de créditos al consumo por el repunte experimentado en la morosidad. Los impagos de estos créditos no son históricos, pero sí anticipan un incremento continuo sobre el que el Banco de España instaba a vigilar.

Movimientos de los tipos

Este contexto de mayor restricción se solapa con los cambios que están aplicando las entidades a los diferentes tipos de créditos que ofrecen a sus clientes. En el caso de las tarjetas de crédito -las que financian las compras a plazo-, el interés medio de las nuevas operaciones autorizadas en noviembre cayó hasta el 19,6% -frente al 20,2% del mes anterior-. Se trata de un coste que no tenían este tipo de préstamos desde mediados de 2011, ya que en los últimos años llegó a alcanzar cotas de hasta el 21,2%. Por su parte, el tipo de los créditos personales ha descendido hasta el 6,7%, frente al 7,6% de un mes antes.

Sin embargo, las hipotecas han iniciado una senda alcista con su tercera subida de tipos consecutiva en diciembre, justo un mes después del decreto que obligaba a la banca a pagar el Impuesto de Actos Jurídicos. El interés medio se encuentra en el 2,03% frente al 2% de diciembre y el 1,9% de octubre.

 

Fotos