GP de Cataluña | MotoGP

Lorenzo sigue torturando a Ducati

Jorge Lorenzo./Afp
Jorge Lorenzo. / Afp

Segunda victoria consecutiva del mallorquín, que en quince días ha pasado de desahuciado del equipo a dominador de MotoGP, mientras Márquez, segundo, aumenta su ventaja en la general

BORJA GONZÁLEZMontmeló

«Lo que una fábrica quiere es ganar, pero quizá la pasión es diferente: he visto celebrar una victoria de Dovi y una victoria hoy de Lorenzo, y es otra película». Este disparo de Marc Márquez a la pregunta acerca de si Ducati terminará limitando el material con el que va a competir Jorge Lorenzo de aquí a final de año y una vez que ha anunciado que estará en Honda en 2019 resume bastante bien una sensación que se va extendiendo por el paddock de MotoGP: que Ducati se ha precipitado en su decisión de prescindir del campeón mallorquín de cara al próximo curso, decantándose por la dupla italiana Andrea Dovizioso-Danilo Petrucci. «Porque Rossi es un gran piloto», había concluido Lorenzo la respuesta a la pregunta de si el italiano podría ser capaz de ganar con esta Ducati –la más completa, según el propio piloto español-, una sentencia que él mismo se encargó de matizar de inmediato. «Perdón, no es un gran piloto, es un campeón», justo la respuesta que había dado durante el Gran Premio de Italia a unas declaraciones que el CEO de la marca italiana, Claudio Domenicali, había hecho sobre él en el momento más tenso entre las dos partes. El que terminó en el reconocimiento de Lorenzo de que no iba a seguir con su actual marca, justo antes de estrenarse en la victoria en MotoGP vestido de rojo. Un guión perfecto para el prestigio del pentacampeón cuyo siguiente capítulo ofreció la primera pole con la Desmosedici, y la segunda victoria en dos grandes premios consecutivos. Una en Italia, en casa de la marca, la otra en España, en casa del piloto.

Como se preveía, la de Montmeló fue una prueba crítica para los pilotos, muy preocupados por el funcionamiento de los neumáticos sobre un nuevo asfalto que de tan nuevo complica el entender su límite. El piloto fuerza y fuerza, sin llegar a entender a veces hasta dónde puede hacerlo. De hecho, terminaron 14 (incluyendo a Morbidelli, que le dio tiempo a caerse, volver al box y regresar a la pista para cazar un par de puntos) y 13 quedaron fuera de carrera (Syahrin, Smith, Nakagami, Dovizioso, Simeon, Aleix Espargaró, Luthi, Guintoli y Kallio por caídas, Rabat, Miller y Rins por problemas mecánicos). De todos estos incidentes el más llamativo fue el de Dovizioso, que acumula tres caídas en los últimos cuatro grandes premios, lo que le está quitando la vitola de máximo rival de Márquez por el título, una lucha que tras lo visto este domingo no está nada clara, en el sentido de que es difícil señalar al principal rival del de Honda. ¿El segundo de la general, Rossi?  «Si mi mejor resultado es el tercero, el Mundial no se puede ganar», afirmó el italiano tras su tercer puesto consecutivo, que aún no da la sensación de poder ganar, algo que Yamaha no logra desde la carrera de Assen del año pasado, justo el próximo escenario mundialista. Tras Márquez y Rossi está el dubitativo Viñales, un grupo de tres pilotos de escuderías privadas (Zarco, Petrucci y Crutchlow)… y Lorenzo, empatado a puntos con Dovizioso. «Es muy complicado, son muchos puntos, esa es la mala noticia. Pero la buena es que faltan muchas carreras», se atrevió a afirmar, aunque ahora llegarán escenarios que darán pistas mucho más sólidas a la realidad del binomio que forma con Ducati. Porque en 2017 la moto italiana ya había ganado en Mugello y Montmeló, esa vez de la mano de Dovizioso.

El italiano se fue al suelo esta vez, en la vuelta 9, cuando veía cómo se estaban alejando Lorenzo y Márquez. El de Cervera había conseguido imponerse en la salida, aunque poco le costó a su rival pasarle para marcar un ritmo que la Honda sólo mantuvo justo hasta la caída de Dovizioso. A partir de ahí Lorenzo se dedicó a martillar con su paso por vuelta, un clásico marca de la casa, mientras que los perseguidores comenzaban a conformarse con sus situaciones de carrera. Márquez con el 'aburrido' segundo puesto que le permite llevar su ventaja en la general por encima de los 25 puntos, y Rossi con el tercero –en un podio de 20 títulos mundiales y 246 victorias- que le mantiene como segundo de la general, a la espera de que lleguen mejores momentos, si Lorenzo, el dominador del mes de junio, o Márquez, el dominador del inicio del curso, lo permiten. Mientras tanto, el mallorquín disfruta de su reivindicación como piloto a la vez que en su marca comienzan a temer que van a perder no a un gran piloto, sino a todo un campeón.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos