Sin Alonso en Baréin y con dudas en China

Alonso camina por el 'paddock' en Baréin. /
Alonso camina por el 'paddock' en Baréin.

El piloto español no disputará el segundo gran premio de la temporada por una costilla rota a causa de su accidente en Australia, y su presencia en el siguiente no está asegurada

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Lo que en los días anteriores parecía un mero trámite, este jueves en Baréin se convirtió en un mazazo para el 'paddock' de la Fórmula 1: Fernando Alonso no obtenía el permiso de los médicos de la FIA para disputar el segundo gran premio de la temporada. Lo que era un «tranquilos, que lo va a pasar, es un paripé», se convertía en un «Fernando quería correr, pero.». Alonso aterrizaba temprano en un trazado bareiní que ya amaneció raro, ¡con granizo! En pleno desierto, las precipitaciones sorprendieron a todos los que llegaban al circuito para lo que, normalmente, suele ser un día de trabajo con la prensa y patrocinadores. El piloto asturiano de McLaren, por supuesto, esperaba que no fuera nada más. Por dentro llevaba la procesión: lo que parecía una sonrisa era, en realidad, una máscara para tapar el dolor que sufre desde hace días en un lateral del torso, en la zona de las costillas.

Hora y media después, Alonso salía de la zona médica con cara un tanto seria. La preocupación empezaba a cundir. ¿No era un trámite? La FIA sacaba minutos después un comunicado que caía como un jarro de agua fría: Fernando Alonso no correrá el GP de Baréin. «Tras el examen al que se ha sometido esta mañana en el centro médico del circuito, se ha decidido que el piloto de McLaren-Honda Fernando Alonso no debería tomar parte del Gran Premio de Baréin de este fin de semana. Dos series de escáneres de pecho han sido comparadas y se ha decidido que no había suficiente resolución en los signos para permitirle competir en condiciones de seguridad», rezaba el comunicado.

Alonso, en realidad, sí había salido mucho más afectado del fortísimo accidente de Australia de lo que en un principio había asegurado. El miedo a que los médicos no le dejasen correr en Baréin si se quejaba le hizo ocultar unas lesiones que, teniendo en cuenta las fuerzas a las que se somete un piloto al volante de un Fórmula 1, podrían agravar y mucho su situación.

Aunque no va a correr este fin de semana, Alonso compareció en la rueda de prensa oficial de la FIA, tal y como estaba previsto. Ahí, el asturiano confesó lo ocurrido, con pelos y señales. «La semana pasada estaba bastante bien. Tenía un poco de dolor en la rodilla, pero no era nada grave. Tenía luz verde de los doctores para seguir. El lunes tenía un poco de dolor en general, pero nada serio. Volé de vuelta a España, y el dolor era similar o quizá un poco peor. Me fui a hacer un chequeo y me descubrieron que tenía un pequeño neumotórax. Seguí los consejos de los médicos, que estuviera tranquilo y demás. Me han repetido las pruebas, y encontraron que ese neumotórax estaba mejor, pero aún seguía», dijo.

«Estoy con las costillas rotas y estoy aquí. Duele incluso durmiendo, pero me gustaría montarme en el coche», se le escapó al asturiano, franco, y notablemente decepcionado por no poder correr. Lo que parecía que había sido un tremendo susto en Australia, pero nada más,, le puede costar despedirse no sólo de una, sino de dos carreras. La pregunta era obligada, y Alonso admitió que no tiene una respuesta positiva. ¿Estará en China? «Bien, no está seguro al cien por cien». Tendremos otro test en los próximos ocho o diez días y después de dicha prueba la FIA me evaluará de nuevo, como han hecho hoy. Lo primero es la seguridad y después el rendimiento, así que espero que todo esté OK, pero hay que esperar», admitió. Aunque esta es la segunda temporada consecutiva que no correrá un GP (el año pasado se perdió Australia por el misterioso accidente de los test), no cree que tenga mala suerte. «He tenido mucha suerte en toda mi carrera, esta es mi temporada 16 y es normal que tenga accidentes así», dijo a quienes ya ven sobre él una especie de maldición.

Alonso, 'jefe de equipo' y Vandoorne, a la pista

Alonso no estará en el coche, sino en el muro. El español aprenderá a ver las carreras de otro modo: «Quiero ver cómo prepara el equipo la carrera, cómo preparan la nueva clasificación, los 'pitstops'...», dijo. Quién sabe si no tenemos en McLaren a un futuro jefe de equipo de Fórmula 1, como otros excampeones (Niki Lauda, Alain Prost.). En su MP4-31 estará subido Stoffel Vandoorne, uno de los grandes talentos de futuro de la reciente Fórmula 1.

Campeón por aplastamiento de la última temporada de la GP2, el piloto belga es la gran joya de la cantera de McLaren. La inoportuna lesión de Alonso le permitirá debutar en un gran premio, tras disputar varias sesiones de entrenamientos de pretemporada y algunos libres. La sorpresafue tal que ni siquiera estaba en Baréin. Tuvo que viajar desde Japón de urgencia, donde se encontraba probando con un monoplaza de la Superfórmula nipona. Alonso ejercerá de mentor de un Vandoorne que tiene la oportunidad de su vida de brillar en un gran premio en el que no se juega más que su propio prestigio.

Contenido Patrocinado

Fotos