La marcha nórdica, una experiencia para repetir

La marcha nórdica congregó a un buen número de participantes. / Inés Santos | JLB

Cerca de un centenar de corredores afrontaron esta prueba, en la que la resistencia fue protagonista

RUBÉN FARIÑAS

La marcha nórdica se ha estrenado en la Transcandamia y lo ha hecho dejando un gran sabor de boca en los espectadores, en los participantes y en la organización.

Tomaron salida en primer turno el centenar de corredores que acompañados por sus bastones afrontaban los ocho kilómetros de esta prueba de resistencia.

Aficionados a este deporte llegados desde diferentes puntos de España no quisieron perderse la caminata por las Lomas, en el corazón de la Sobarriba, y sorprender con una disciplina todavía poco conocida.

A la conclusión de la carrera, la propia Federación felicitó a la organización de la Transcandamia por el éxito de la prueba.

Y es que el entorno, la dureza del recorrido y la novedad de la técnica han dejado más que conformes a todas las partes, que ya amenazan con repetir experiencia en 2020.

Temas

España