Cuatro leoneses viajan hasta Italia para competir en la dureza del Ironman

Imagen de los leoneses./
Imagen de los leoneses.

La región de Emilia Romana se postró como marco incomparable para que estos triatletas amateur completaran el complicado recorrido

LEONOTICIAS

El pasado 22 de septiembre tuvo lugar uno de los muchos Ironman que se celebran por el mundo. Las distancias de esta prueba son 3,8 kilómetros nadando,180 de bicicleta y 42,2 de carrera a pie.

El país que celebraba esta prueba era Italia, en unas de sus más bellas regiones, la Emilia Romana y, en concreto, la localidad costera de Cervia.

La prueba acogió a cerca de 2.800 inscritos, si bien en la línea de salida se presentaron 2.500 llegados de diversos países, atraídos por la prueba y su enclave.

Entre todos ellos hubo cuatro leoneses que meses antes se plantearon la prueba como un objetivo atractivo para culminar una etapa de entrenos consecutivos, acumulando esa fatiga que te lleva a pensar que lo más duro de esas pruebas es entrenarlo y no correrlas.

Estos triatletas tienen sus trabajos, que sacan y buscan tiempo libre para esa preparación, como la mayoría de practicantes de este deporte, donde el número de profesionales es muy bajo.

El veterano del equipo leonés era Francisco Ruiz González, con tres Ironman en sus piernas, que logró finalizar con un tiempo de 12 horas y 17 minutos.

También participó el vasco, afincado en León, Jesús María Martín, quien entiende el sufrimiento como una forma de vida. Muy querido en Italia, donde competía con una motivación especial, logró sacar adelante la prueba en 12 horas 49 minutos.

Jorge Villacorta, tras unas temporadas de descanso, venía con las pilas cargadas e ilusión para realizar la mítica distancia, sin dejar cabos sueltos y controlando las variables. Logró cruzar la meta, tras una prueba de natación muy buena, una bici espléndida y una maratón 'contra viento y marea', con 10 horas y 24 minutos.

El más experto de todos era Pedro Ignacio Cuevas, quien refrendó los tiempos de Villacorta y dio un paso adelante en la maratón para rebajar las diez horas y culminar con 9 horas 51 minutos, no siendo su mejor marca pero sí bastante buena.

Todos ellos se enfrentaron a una natación con medusas, en forma de compañeros marítimos, un circuito de bici incitando a la valentía por su llanura y una maratón bella, pero lo suficientemente larga para minar cuerpo y mente a niveles máximos.

Contenido Patrocinado

Fotos