Uefa Nations League

Asensio quiere empezar de cero

Marco Asensio, junto a Luis Enrique en un entrenamiento./EFE
Marco Asensio, junto a Luis Enrique en un entrenamiento. / EFE

Relegado al banquillo en el Real Madrid tras un mal inicio de campaña, tiene la opción de volver a sentirse importante en la selección, como en su día hizo su compañero Isco

JACOBO CASTROMadrid

Corría el verano de 2016, era Noruega, concretamente el Lerkendal Stadion de la ciudad de Trondheim, y estaba en juego la Supercopa de Europa. En este contexto, pareció nacer una estrella. Un joven de apenas veinte años conectó un disparo desde tres cuartos de campo que se coló por la escuadra de la portería. Su nombre era Marco y su apellido Asensio. Ese gol inició el camino hacia el éxito de un muchacho que parecía destinado a ser la referencia del fútbol español durante la siguiente década.

Porque aquel tanto le valió a Marco Asensio, que ya había rendido en el Mallorca y en el Espanyol a un nivel muy bueno, para convertirse en parte de la plantilla del Real Madrid. El balear cambió el dorsal 28 con el que había jugado la Supercopa por el 20 y comenzó la Liga 2016/2017 como titular. Pasaron más de nueve meses en los que Asensio formó parte del primer Madrid en muchas décadas que consiguió Liga y Champions en la misma temporada. A nivel individual, la cosa acabó de la mejor forma posible. Tras perder protagonismo en la parte central de la campaña, se convirtió en el jugador «número doce» del equipo en los últimos meses, saliendo desde el banquillo y anotando tantos inolvidables, como el que hizo en la final de la Champions en Cardiff, que puso el broche de oro a una temporada histórica. Tras ese curso, todo el mundo pensaba, tanto en el Real Madrid como fuera de él, que estaban ante un jugador que podía marcar una época.

Una percepción que Asensio se empeñó en confirmar en un inicio de campaña 2017/2018 antológico, con dos golazos al Barcelona en la Supercopa de España y unas actuaciones que le llevaron a ser titular con España en el partido más importante de la clasificación al Mundial 2018, disputado ante Italia en el Santiago Bernabeu. Sin embargo, no todo fue tan rápido para el balear como él quisiera. Mensajes como «es la mejor zurda que se ha visto desde Leo Messi» o «estamos ante un futuro balón de oro» hizo que desde los vestuarios del Real Madrid y de España empezasen a salir mensajes que hablaban de «no cargar la mochila de Asensio siendo tan joven», entendiendo que no era bueno para el jugador escuchar esas cosas. Al final, ese curso Marco fue importante en el Madrid y en la selección, pero siempre saliendo desde el banquillo o teniendo pocos minutos. Por eso esta nueva temporada, la 2018/2019, con la salida de Cristiano del Real Madrid y el cambio generacional de la selección, su papel, por fin, parecía destinado a ser el de protagonista.

Sin embargo, ese paso adelante no ha llegado. El Real Madrid descartó algunos fichajes en verano con la intención de que el balear se sintiese titular y pudiese convertir en realidades todas las expectativas que había generado. Comenzó la temporada con Julen Lopetegui como titular, pero su bajo rendimiento y la mala dinámica del equipo ha terminado por relegarlo, ahora con Santiago Hernán Solari, a la suplencia. «Yo tampoco soy el que tiene que tirar del carro del club, hay jugadores que llevan muchos más años y que tienen un estatus mayor al mío», declaró este martes al canal televisivo Vamos intentado justificar su extraño momento. No opina así la mayor parte de la afición madridista, que espera mucho más de un jugador que la pasada temporada reclamaba un puesto en el once.

Ante esta situación, la selección, como ya pasó con Isco Alarcón en la época del Lopetegui seleccionador, podría ser un oasis en el desierto para el genial extremo balear. El tiempo dirá si repite la situación de su compañero malagueño. Lo único cierto es que el único partido de esta temporada donde se ha visto a un Asensio sobresaliente fue en la victoria de España por 6-0 ante Croacia, donde hizo dos goles y repartió tres asistencias. En ese encuentro apareció el jugador que, como muchos esperan, puede echarse a la espalda a su club y a su selección. Luis Enrique, por el momento, le ha trasladado su confianza convocándolo en su peor momento. Nadie sabe si el asturiano lo considera titular pero, al menos, Asensio tiene la opción de empezar de cero y demostrarle a su seleccionador, y también a Solari, que vuelve a caminar por la senda que le llevaba hacia el estrellato. Isco empezó así y acabó siendo titular en dos finales de Champions. Le toca a Marco.

 

Fotos