Ligue 1

Un PSG más 'terrenal' pone en juego su indiscutido dominio

Kylian Mbappé, durante la disputa de la Supercopa de Francia. /Franck Fife (Afp)
Kylian Mbappé, durante la disputa de la Supercopa de Francia. / Franck Fife (Afp)

El poderoso conjunto parisino ha perdido figuras del calibre de Dani Alves, Buffon o Rabiot pero mantiene la condición de gran favorito en un campeonato que comienza este viernes

COLPISA / AFPPARÍS

El París Saint-Germain ha perdido a alguna de sus estrellas con respecto a la última temporada, pero a partir de este fin de semana pondrá en juego su título de campeón de la Ligue 1 con la vitola de favorito número uno a conquistar de nuevo la corona.

Con respecto al pasado curso, el técnico germano Thomas Tuchel ha perdido a hombres como Dani Alves, Gianluigi Buffon o Adrien Rabiot y podría quedarse, en lo que queda de mercado, sin su gran estrella Neymar, si el brasileño finalmente consigue volver a Barcelona.

A diferencia de la política de la casa en los últimos años, el PSG no ha sustituido estas bajas con grandes nombres, sino con jugadores de equipo que puedan ayudar al conjunto a alcanzar el ansiado sueño de la Champions.

Así han llegado al Parque de los Príncipes los españoles Pablo Sarabia y Ander Herrera y el senegalés Idrissa Gueye para fortalecer el centro del campo y el internacional sub-21 Abdou Diallo para apuntalar la defensa.

Estos cambios deberían permitir al PSG seguir reinando en Francia, a la espera de lo que ocurra en Europa, sobre todo teniendo en cuenta que el club parisino mantiene todo su poder ofensivo, con Kylian Mbappé, Edinson Cavani y, de momento, con Neymar.

Mbappé, elegido el mejor jugador del pasado campeonato, reclamó a finales de la pasada temporada más responsabilidad en el equipo. En otras palabras, más protagonismo con respecto a Neymar. La marcha del brasileño permitiría al joven francés ganar galones y el vestuario parisino estaría menos amenazado por una guerra de egos, aunque en el caso de marcharse el '10' de la 'Canarinha' habría que ver la respuesta del club y si se lanzara a la contratación de otra estrella.

El Marsella, principal amenaza

El PSG tiene todo a favor para ganar el noveno título de su historia, que sería el séptimo en ocho años. Eso le permitiría, además, igualar al Marsella y quedar a sólo uno del récord del Saint Etienne.

A priori, la principal amenaza para los parisinos vendrá de su más acérrimo rival, el Marsella, cuyas principales novedades son el técnico André Villas Boas y el delantero argentino Darío Benedetto.

El prestigioso entrenador portugués tratará de dar al equipo la regularidad que le ha faltado en los últimos años y que le llevó el último curso a quedar quinto en la clasificación y fuera de las competiciones europeas. Buena parte del éxito marsellés recaerá en Benedetto, que en su primera experiencia en Europa tendrá la misión de marcar los goles que en los últimos años el Marsella no encontró con el italiano Mario Balotelli o el griego Kostas Mitroglou.

El tercero en discordia debería ser el Lyon, aunque ha perdido hombres importantes como Nabil Fekir, Ferland Mendy y Tanguy Ndombélé y el nuevo técnico, el brasileño Sylvinho, tendrá la complicada misión de encontrar sustitutos de garantías.

Después de dar la sorpresa y salir campeón en 2017, el Mónaco coqueteó con el descenso el curso pasado. Veteranos como Cesc Fábregas o Gelson Martins, que llegaron a mitad de temporada para salvar al club del descenso, deberían permitir al club del Principado no pasar apuros e, incluso, luchar por el podio si todo sale bien. En el Mónaco, no obstante, están también a la espera del futuro del colombiano Radamel Falcao, que acaba contrato en 2020 y quiere salir del club.

El Lille, subcampeón la pasada temporada a 16 puntos del PSG, tendrá muy difícil repetir la gran temporada pasada, porque ha perdido hombres clave en el curso pasado como el goleador marfileño Nicolas Pépé o el brasileño Rafael Leao y, además, tendrá que combinar la Ligue 1 con la exigente Champions.

El Rennes, que arrebató la Copa de Francia al PSG, el Saint Etienne, el Montpellier, el Burdeos o el Niza buscarán los puestos de honor, aunque los argumentos que presentan no dan pie a un exceso de optimismo.