Croacia tira de orgullo para hacer historia

Croacia tira de orgullo para hacer historia

Su convicción permitió a los balcánicos remontar por tercera ronda consecutiva a una Inglaterra que tuvo vértigo al perder su ventaja. El domingo se medirán a Francia en la final

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial. Moscú

Croacia está en la final del Mundial por primera vez en su historia. Aunque para ello haya necesitado jugar un partido más que sus rivales. 90 minutos de prórroga, ahí cuando tiemblan las piernas. A ellos no. Las dificultades les hacen crecerse. Va en su ADN. Adelantarse en partidos de este calibre suele ser decisivo. Menos si lo haces ante Croacia. Sólo Italia había malgastado una ventaja en semifinales (1990). El bloque arlequinado compareció con una marcha menos, castigada por esas dos prórrogas consecutivas, y volvió a encajar primero, como ante Dinamarca en octavos o cuartos ante Rusia. A los balcánicos se les vio desenchufados en situaciones que manejan, como evitar faltas en la frontal del área. Modric cometió una imprudente sobre Dele Alli que supuso el 0-1 de Trippier, que marcó un golpe franco como hubiese hecho su ídolo, David Beckham.

Inglaterra ha recuperado algunas señas de identidad perdidas (intensidad en los inicios y eficacia a balón parado) que le convierten en un equipo complicado de batir, por mucho que su fútbol no sea tan brillante como el belga. Southgate, llegado como un parche tras un escándalo desvelado por la prensa, se ha destapado como un perfecto estratega, que controla los detalles importantes en el fútbol actual y uno de ellos es el balón parado. 70 de los 161 del torneo llegaron así. Lo que antes era una debilidad es ahora su principal arma: un 75% de sus goles en Rusia.

2 Croacia

Subasic, Vrsaljko, Vida, Lovren, Strinic (Pivaric, min. 95), Brozovic, Modric (Badelj, min. 118), Rakitic, Rebic (Kramaric, min. 101), Perisic y Mandzukic (Corluka, min. 115).

1 Inglaterra

Pickford, Walker (Vardy, min. 97), Stones, Maguire, Trippier, Lingard, Henderson (Dier, min. 97), Dele Alli, Young (Rose, min. 91), Sterling (Rashford, min. 73) y Kane.

Goles:
0-1: min. 5, Trippier. 1-1: min. 68, Perisic. 2-1: min. 108, Mandzukic.
Árbitro:
Cüneyt Çakir (TUR). Amonestó por Croacia a Mandzukic (min. 48) y Rebic (min. 96) y por Inglaterra a Walker (min. 54)
Incidencias:
Segunda semifinal del Mundial de Rusia 2018, disputada en el estadio Luzhniki de Moscú ante 78.011 aficionados.

Estuvo segura con la pelota Inglaterra tras adelantarse y a Croacia le costaba generar peligro porque no era capaz de darle velocidad como otros días. Dele Alli se movió al descanso casi un kilómetro más que Modric, que tampoco estuvo tan preciso como otros días. Tuvo Kane la sentencia cuando estaba más tocado su rival pero se topó con la rodilla de Subasic. Ese fallo perseguirá al punta inglés. Y es que Croacia, a falta de físico, tiraba de amor propio en la segunda mitad aunque a Rakitic o Vrsaljko, que se alistó y fue clave con una asistencia y sacando una bola en la línea, se les veía sufrir por el despliegue de Henderson o Lingard.

Gol, palo, asistencia...

Entonces fue cuando Ivan Perisic decidió que aquello debía cambiar. No sufrió bullying de niño o soportó tener que irse al Sochaux por las deudas de su padre para hincar la rodilla por falta de piernas. No era el día. Y de su ataque de orgullo llegó el empate, tras adelantarse con una acción acrobática a Walker en un centro lateral de Vrsaljko e incluso rozó el 2-1 tres minutos después pero su zurdazo, tras bicicleta incluida al propio Walker, se estrelló en el palo y no quiso ir a la red. Tampoco pudo aprovechar el rechace Rebic, que quizá sorprendido solo lo pudo golpear hacia las manos de Pickford.

Ese gol de Perisic cambió el panorama del duelo, que entró en un ida y vuelta loco. Inglaterra tenía las de perder. Tuvo miedo y lo pagó. Pickford pasaba un calvario. Sacó unos buenos puños a un tiro cercano de Mandzukic pero no acertó a despejar ante el exdelantero del Atlético en un servicio lateral. La bola le cayó a Perisic, omnipresente tras el gol, pero la pegó alta ansioso por ver la portería vacía. Dalic no mutaba a los suyos, agotados pero convencidos de poder evitar una nueva prórroga: Pero el tiempo extra fue inevitable.

Dalic no movió pieza hasta que no cayó uno (Strinic) lesionado. Pese al éxito vivido en los penaltis, Perisic quería evitarlos a toda costa . Pedía apoyo a la grada y dejó dos regalos en el área a Kramaric, que no supo definir, y otro perfecto para Mandzukic, pero Pickford se hizo grande y evitó el 2-1. Parecía que 'SuperMario' había perdido la oportunidad y que se había lesionado, pero los croatas están hechos de otra pasta. Recibió de cabeza, de Perisic, y fusiló de cerca a Pickford. Southgate reclutó a Vardy pero tampoco era su noche. Era la de Perisic, que apeló al orgullo croata para hacer historia.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos