Cinco millones por derechos televisivos... y el fantasma del límite salarial

Un lance del partido disputado en El Toralín./J.L. Barrio
Un lance del partido disputado en El Toralín. / J.L. Barrio

La Ponferradina afronta el regreso a Segunda División partiendo con un estrecho margen para el pago de su plantilla, en comparación a los 'transatlánticos' de la categoría

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASPonferradina

En los próximos días, las arcas de la Sociedad Deportiva Ponferradina registrarán un notable incremento de caudales, y no sólo porque se vaya a elevar su masa social.

La Liga de Fútbol Profesional garantiza, de entrada, cinco millones de euros al club berciano. Esta cantidad es la derivada por la Explotación y Comercialización de los Derechos Audiovisuales que vivieron hace dos temporadas un cambio del reglamento y permite a los equipos recién ascendidos disfrutar de ello antes del inicio de la temporada.

Sin embargo, la cifra será inferior a la que reciban el resto de equipos que han militado en Primera o Segunda División esta misma campaña, ya que un 30% del reparto se establece por audiencias, aforos y clasificación del año anterior en las dos categorías de LaLiga.

Una cifra similar a esos cinco millones de euros será de la que dispondrá la dirección deportiva de la Ponferradina para construir una plantilla que logre el primer gran reto: la permanencia en Segunda.

Los líos del límite salarial

El límite salarial es uno de los 'quebraderos de cabeza' de los 22 equipos que componen LaLiga1|2|3. No todos los clubes parten con la misma cuantía y eso genera desequilibrios entre unos y otros.

La Deportiva, al ser un recién ascendido, tendrá uno de los límites más reducidos. Aunque, a su favor, cuenta con la ventaja de haber alcanzado la categoría de plata sin deuda, lo que 'abrirá la mano' de Javier Tebas a la hora de conceder un margen más amplio a los bercianos.

Para conformar este presupuesto se tienen en cuenta desde la LFP el número de socios, los ingresos publicitarios, los traspasos que se realicen, los derechos televisivos o una posible ampliación de capital.

El Girona, Huesca y Rayo, como equipos recién descendido, serán los que gocen de un margen de maniobra más elevado. Luego estarán clubes como el Deportivo de la Coruña, el Málaga, Las Palmas o el Oviedo que también tendrán una amplia capacidad para moverse en el mercado de fichajes.

Cabe recordar que los sueldos en Segunda División tienen un mínimo establecido: 77.500 euros anuales, por jugador, más 14.000 euros que se destinan al pago de la Seguridad Social.

Dentro del límite salarial -unos 5 millones en el caso de la Ponferradina- entran todos los salarios de la primera plantilla, el del primer y segundo entrenador, el preparador físico, los contratos del equipo filial y el resto de equipos de la estructura del club. 4/5 partes del total se destinará a la parcela profesional.