La Ponferradina quiere llamar a la puerta del playoff

Imagen de archivo./
Imagen de archivo.

El equipo berciano se mide en el Alfredo Di Stefano al Real Madrid Castilla en una opción pintiparada para regresar a los puestos de privilegio

R.FARIÑAS

Nueva llamada a la Ponferradina para regresar a la lucha por el playoff y asaltar las posiciones de privilegio. Nueva oportunidad, una más, y de nuevo encontrándose con su gran trauma de la temporada: los partidos fuera de casa.

El equipo de Jon Pérez Bolo saltará este domingo, desde las 17:30 horas, al césped del Alfredo Di Stefano para medirse al Real Madrid Castilla, en un nuevo termómetro de sensaciones para los blanquiazules.

La victoria ante el líder, el Atlético de Madrid B, ha permitido recuperar la confianza a una plantilla que ansía de esperanza para afrontar el tramo decisivo de la temporada.

«Vamos con la mentalidad de repetir lo del pasado sábado. Vamos a intentar ser protagonistas y tener el balón», ha asegurado el técnico vasco en la previa.

El problema de la Ponferradina volverá a ser su propia trayectoria. El equipo no ha logrado durante todo el curso convencer a domicilio. El pésimo bagaje como visitante ha sido la horma en el talón berciano, y esa piedra deberá superarla si quiere tener opciones de sumar un triunfo ante el filial blanco.

El Castilla, muy serio en casa

El equipo de Manolo Díaz, extécnico deportivista, también llega con la necesidad de sumar tres puntos que le sirvan para seguir en la lucha por el primer puesto. «Los dos equipos vamos a ir a buscar la victoria, porque los tres puntos son muy importantes», reconocía Bolo.

Los madridistas se han mostrado muy fiables en su terreno de juego, donde solo los líderes -Atlético B y Fuenlabrada- fueron capaces de sumar los tres puntos. A ello suman la confianza que han recibido al lograr varios puntos en los últimos minutos de partido.

«Ellos tienen jugadores de un potencial increíble y a la mínima te pueden hacer gol»; y es que con jugadores como Cristo, Dani o De Frutos, el Castilla goza de mucha calidad, especialmente en la parcela ofensiva, por lo que obligará a la Poneferradina a estar muy atenta en la retaguardia.