La Ponfe busca derribar la muralla burgalesa para seguir líder

Entrenamiento de la Ponferradina./
Entrenamiento de la Ponferradina.

El equipo berciano disputa un complicado partido en el Plantío ante un rival que ha crecido en las últimas jornadas

RUBÉN FARIÑAS

Derribar una muralla para seguir en lo más alto. Ese es el objetivo que se le presenta a la SD Ponferradina este fin de semana.

El equipo de Jon Pérez Bolo visita al Burgos CF, el domingo a las 12:00 horas, en el Plantío, un partido trampa ante un rival en zona de descenso pero que se ha reforzado en la parcela técnica y deportiva en los últimos meses.

De ello es consciente el entrenador vasco: «Cada partido nos lo tenemos que tomar como un reto y este es uno importante de cara a lo que nos va a venir en la segunda vuelta, que va a ser complicado».

Bolo tiene las bajas de Gianfranco, que continúa recuperándose, y de Saúl, una ausencia sensible y para la que tendrá que tirar de fondo de armario.

La Ponferradina llega a la cita en lo más alto de la clasificación y tras proclamarse campeona de invierno. A ese puesto tratarán de aferrarse en esta segunda vuelta, y para ello deben al menos puntuar ante el cuadro castellano.

«El Burgos ha dado un paso adelante ganando dos partidos muy complicados y querrá hacer lo mismo ante la Deportiva. Tendremos que estar muy metidos y muy atentos».

Y es que el conjunto burgalés llega en el mejor momento de una horrible temporada, donde lleva varias jornadas conviviendo en puestos de descenso. Los castellanos han puntuado en cuatro de los últimos cinco partidos y lograron una victoria de postín ante el Fuenlabrada.

Si por algo destaca el equipo de la ribera del Arlanzón es por su capacidad defensiva, que le ha permitido sobrevivir al pésimo bagaje ofensivo: solo ha anotado diez goles.

Los bercianos no quieren ceder el liderato y pendientes de este resultado estarán el Fuenlabrada y la Cultural, que acechan el primer puesto de los blanquiazules.