Jornada 24

El Real Madrid vuelve a atragantarse en la hora del vermut

Sergio Ramos ve la roja ante el Girona. /Susana Vera (Reuters)
Sergio Ramos ve la roja ante el Girona. / Susana Vera (Reuters)

Los blancos sólo han ganado uno de los seis últimos partidos que han disputado en la franja matinal

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

La hora del vermut volvió a atragantársele al Real Madrid, que cayó ante el Girona para prolongar su mala racha en los partidos que disputa en la franja matinal. Ha tropezado las tres veces que ha pisado en ella el césped este curso, a lo que se añaden los dos traspiés que sufrió la campaña anterior, donde sólo salió indemne de su visita a Ipurua.

No guardaban buenos recuerdos los blancos de sus últimos encuentros mañaneros. Dos había jugado ya esta temporada el Real Madrid en la franja matutina y ambos los había saldado con derrota. El pasado 20 de octubre, a las 13 horas, recibía al Levante en la novena jornada de Liga. El conjunto que por entonces dirigía Julen Lopetegui se hallaba ya sumido en una crisis tras enlazar cuatro partidos sin conocer la victoria, tres de ellos con derrota incluida, e inmerso en una insólita racha sin marcar que detuvo Marcelo en 481 minutos con su tanto ante el cuadro granota. Una diana insuficiente para que los tres puntos se quedasen en el Santiago Bernabéu ya que Morales y Roger Martí habían puesto el 0-2 en la primera parte. También Santiago Solari había sufrido en carne propia las consecuencias de otra tempranera derrota en Ipurua, donde el duelo de la decimotercera jornada arrojó una amplia victoria del Eibar que cortó la serie de cuatro victorias consecutivas con que se había estrenado el argentino en el banquillo.

Ya en la campaña anterior le había jugado malas pasadas al Real Madrid eso de disputar partidos por la mañana. En la tercera jornada de Liga, los blancos recibieron al Levante a las 13 horas y no pasaron del empate. Ivi adelantó al conjunto granota y Lucas Vázquez puso las tablas antes del intermedio pero el marcador ya no se movió en un partido que acabó con expulsión de Marcelo. Pero el auténtico escarnio llegó con el clásico que el coliseo madridista acogió el día antes de Nochebuena también a las 13 horas, que acabó con un 0-3 que descabalgó definitivamente a la escuadra que tutelaba Zinedine Zidane de la pelea por la Liga. Mejor suerte correría el Real Madrid en su visita a Ipurua de la vigésimo octava jornada, cuando de nuevo a las 13 horas un doblete de Cristiano Ronaldo le dio el triunfo (1-2) en un choque del que también se recuerda el apretón que sufrió Sergio Ramos.

Calvario reciente

Mejor fue la experiencia en la temporada 2016-2017, en la que endosó un 3-0 al Leganés en el partido correspondiente a la undécima jornada que acogió el Santiago Bernabéu a las 12 horas y le infligió una 'manita' al Granada en el choque de la decimoséptima jornada, también en feudo propio aunque a las 13 horas.

Más información

Un curso atrás se había librado de la franja matutina, que sí había superado con nota en la campaña 2014-2015, cuando derrotó con claridad al Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez (0-3) en la decimonovena jornada, a las 12 horas, con doblete de Cristiano Ronaldo y otro tanto de Bale, para barrer luego al Granada cuando los nazaríes visitaron a las 12 horas el Santiago Bernabéu en la vigésimo novena jornada (9-1) con repóker incluido de Cristiano.

Curiosamente esa franja de las 12 sí le había funcionado mejor a un equipo que había disputado a esa hora siete encuentros antes del de este domingo contra el Girona, saldados todos ellos con goleadas, con un total de 29 dianas a favor y únicamente tres en contra. Unos números que emborronó contra el conjunto catalán para volver a incumplir en lo tocante a sus intereses la validez de ese refrán que dice que a quien madruga, Dios le ayuda.