Mercado de fichajes

El Real Madrid intensifica su 'operación salida'

El presidente del Sevilla, José Castro, da la bienvenida a Sergio Reguilón. /Efe
El presidente del Sevilla, José Castro, da la bienvenida a Sergio Reguilón. / Efe

Los blancos, que vuelven al trabajo el lunes, oficializan las cesiones de Reguilón al Sevilla y de Odegaard a la Real Sociedad

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Se intensifica la 'operación salida' en el Real Madrid, que ha anunciado este viernes las cesiones de Sergio Reguilón, que militará la próxima campaña en el Sevilla, y Martin Odegaard, que estará un curso a préstamo en la Real Sociedad.

Reguilón volverá a estar a las órdenes de Julen Lopetegui. El Real Madrid ha oficializado la cesión al Sevilla del futbolista, que disputará la próxima temporada bajo la batuta del técnico que le dio la alternativa en Chamartín si bien fue con Santiago Solari con quien se consolidó el canterano, que llegó a quitarle el puesto a Marcelo en varios de los encuentros más importantes del pasado curso.

El lateral izquierdo, curtido en La Fábrica desde que ingresase a los 9 años y que fue superando todos los escalones hasta su llegada al primer equipo el pasado verano para suplir la salida de Theo a la Real Sociedad, disputó 22 partidos durante el curso 2018-2019. Su estreno se produjo en la visita a Moscú de la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions, de mal recuerdo para los blancos ya que cayeron por 1-0 ante el CSKA merced a un gol de Nikola Vlasic aprovechando un fallo de Toni Kroos. Reguilón jugó los 90 minutos de aquel choque, los únicos mientras Lopetegui fue entrenador del Real Madrid.

La situación del madrileño viró con el aterrizaje de Santiago Solari como sustituto del guipuzcoano. A sus órdenes se convirtió en una pieza destacada del amago de resurrección de los blancos tras desplazar a Marcelo a causa del bajo estado de forma del brasileño y las buenas prestaciones del canterano, que fue titular en el duelo copero con el Melilla que supuso la puesta de largo del rosarino en el banquillo. Intervino en otros 18 partidos bajo la égida del argentino, siendo uno de los pocos que se salvó del juicio sumario de la parroquia merengue junto a Vinicius por su entrega.

Pero el despido de Solari y el retorno de Zinedine Zidane a la 'casa blanca' devolvió los galones a Marcelo y llevó a Reguilón de nuevo al banquillo. Con el marsellés sólo disputó dos encuentros, ante Eibar y Getafe, signo evidente de su poca confianza en el canterano, al que se le cerraron definitivamente las puertas con el fichaje de Ferland Mendy, petición expresa de Zidane para incrementar la competencia en el lateral izquierdo y tratar de devolver a Marcelo a su mejor versión.

«Afronto una nueva etapa con la conciencia tranquila de haberme dejado todo por este escudo», ha apuntado este viernes Reguilón tras confirmarse su cesión al Sevilla, lanzando un mensaje a los madridistas que demuestra su ilusión por volver. «Nos vemos pronto», ha señalado el zurdo, que da las gracias al club, a sus compañeros, entrenadores y «sobre todo a la afición». «Me siento muy querido por el madridismo y es un cariño que siempre llevo conmigo», ha proclamado.

A la vez, Reguilón ha subrayado que está «muy ilusionado con este nuevo proyecto» que afronta en el Sevilla y ha dicho que es «un orgullo y una alegría poder vestir la camiseta» del conjunto andaluz, al que ha descrito como un «club grande» que tiene una «afición espectacular» y un «proyecto ambicioso».

La de Reguilón supone la séptima incorporación que acomete el Sevilla en este mercado tras las llegadas de dos defensas, el francés Jules Koundé (Girondins) y el brasileño Diego Carlos Santos (Nantes); el centrocampista Joan Jordán (Eibar); el extremo argentino Lucas Ocampos (Olympique de Marsella); y dos delanteros, el israelí Munas Dabbur (Salzburgo) y el holandés Luuk de Jong (PSV Eindhoven).

Nueva etapa para Odegaard

Por lo que respecta a Odegaard, el noruego afrontará una nueva etapa en su periodo formativo en la Real Sociedad, que pugnó fuerte por los servicios de la perla nórdica y ha terminado imponiéndose a otros pretendientes como el Bayer Leverkusen, que también pretendía hacerse con él después de que la campaña pasada en el Vitesse le sirviese para empezar a ratificar las condiciones que le convirtieron en gran apuesta de la entidad de Chamartín cuando en 2015 pagó 2,8 millones de euros al Strømsgodset después de convencer al futbolista, que por entonces tenía 16 años, y a su padre de que el Real Madrid era el club perfecto para su evolución por encima de las ofertas que presentaron otras entidades como Bayern de Múnich, Liverpool o Ajax de Ámsterdam.

Tras pasar sin demasiado brillo por el Castilla y debutar a las órdenes de Carlo Ancelotti supliendo a Cristiano Ronaldo en un partido ante el Getafe cuando tenía 16 años y 157 días, lo que le convirtió en el jugador más joven en estrenarse en Liga con la zamarra blanca, Odegaard estuvo dos campañas en el Heerenveen que tampoco confirmaron su condición de gran promesa, pero eclosionó la pasada temporada en el Vitesse, con once goles en 39 partidos, lo que atrajo el interés del Ajax, que quiso ficharlo pero se topó con la negativa del Real Madrid, que prefiere mantenerlo bajo su radar y confía en que se consolide definitivamente en la Real Sociedad, equipo que lleva ya cinco refuerzos al sumarse Odegaard a las previas incorporaciones de los delanteros Portu y Alex Isak, el portero Alex Remiro y el defensa Modigo Sagnan.