Mercado de fichajes

Real Madrid y Barça necesitan coserse el siete

Cristiano Ronaldo, la última de las leyendas del Real Madrid que han lucido el '7'. /Gabriel Bouys (Afp)
Cristiano Ronaldo, la última de las leyendas del Real Madrid que han lucido el '7'. / Gabriel Bouys (Afp)

La fuga de Cristiano y la 'decisión' de Griezmann de permanecer en el Atlético obligan a Florentino y a Bartomeu a oficiar de sastres, chequera mediante

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Si algo parecían tener claro tanto en el Real Madrid como en el Barcelona cuando concluyó la pasada campaña es que el '7' tenía dueño en ambos vestuarios. En el del Santiago Bernabéu lo seguiría luciendo, como los ocho cursos anteriores, Cristiano Ronaldo, que lo heredó a su vez de otro histórico de la 'casa blanca', Raúl, cuando el canterano se marchó al Schalke, liberando el dorsal que formaba parte de la marca CR7 y que, en la primera temporada del luso como merengue, fue CR9. En Can Barça lo tenían reservado para quien, estaban convencidos los directivos, sería la estrella que recompondría el tridente que había roto la marcha de Neymar al PSG. Pero Antoine Griezmann decidió seguir vistiendo de rojiblanco y el crack de Funchal optó por hacer las maletas para enfundarse la elástica de la Juventus. El galo y el portugués hicieron un siete a los dos grandes del fútbol español, obligando a sus presidentes a oficiar de sastres, chequera mediante, para resolver los rotos que ahora lucen en sus respectivos trajes de etiqueta.

El '7' nunca ha sido un número más ni en el Santiago Bernabéu ni en el Camp Nou. Lo han lucido auténticos mitos de ambas escuadras a lo largo de sus laureadas historias. Sinónimo de velocidad, desborde, gol y, sobre todo, mucha calidad, a su espalda se lo enfundaron leyendas del Real Madrid como Raymond Kopa, Amancio, Juanito o Butragueño antes de que se lo adueñase un chico flacucho al que Jorge Valdano dio la alternativa en La Romareda y que respondía al nombre de Raúl González Blanco. Con el paso de los años se convertiría en el futbolista con más partidos en la historia del conjunto de Concha Espina, adalid de una época de gloria en la que se conquistaron tres 'orejonas'. Pero lo mejor estaba aún por venir. Una calurosa tarde de julio de 2009 aterrizaba, procedente del Manchester United, Cristiano Ronaldo para pulverizar todas las marcas habidas y por haber, abanderando una edad de oro rubricada con cuatro Champions en cinco años.

Cristiano finalmente voló, quejándose de falta de cariño por parte de su patrón y dejando huérfana una camiseta que ahora busca nuevo portador. Las opciones son variadas. El dorsal podría heredarlo uno de esos fichajes con que sueña el madridismo para cauterizar la herida que dejó la espantada del quíntuple ganador del Balón de Oro. Pero a ninguno de los que conforman el póker de objetos de deseo en la zona noble del Santiago Bernabéu parece encajarle. Ni Mbappé, ni Neymar, ni Kane ni Hazard han firmado las actuaciones que les han situado en la órbita blanca luciendo el '7'. El galo se ha proclamado campeón del mundo con el '10' a su espalda y portó el '29' el pasado curso en el PSG. Tampoco en su anterior equipo, el Mónaco, se vistió en la taquilla del '7'. El brasileño sólo ha sido fiel al '11' que llevó en el Santos y en el Barça y al '10' del PSG y la selección brasileña. Ese último número es también el predilecto del belga, que lo viste en el Chelsea desde hace seis temporadas y que deslumbró con él en el Mundial de Rusia. Lo mismo sucede con el 'killer' inglés, que lo defiende en el Tottenham aunque con los 'Pross' cambia al '9'.

Otra opción es que el '7' del Real Madrid pase de Cristiano Ronaldo a alguno de los que fueron sus compañeros la pasada temporada. Entre los candidatos más lógicos figura Marco Asensio, que por posición, talento y juventud está llamado a suceder algún día al astro de Madeira como estandarte blanco y que en sus dos campañas como merengue ha lucido el '20'.

Sin '7' desde Arda

Como sucede en el Real Madrid, el Barça busca heredero para un dorsal que atesoraron en el pasado Luis Figo, David Villa o Pedro y que no tiene dueño desde que lo dejase libre Arda Turan. La marcha del turco al Istanbul Basaksehir llegó casi al mismo tiempo que el fichaje de Philippe Coutinho, pero al brasileño le colocaron el '14'. El '7' quedaba reservado para Griezmann. Pero 'Grizi' tomó su 'decisión', para pasmo de Bartomeu, y el '7' sigue sin destinatario en Can Barça.

Varios son los nombres que suenan para reforzar al cuadro azulgrana, aunque no es fácil que, de llegar, entren en la rifa por ese número. Ni el holandés De Jong, ni el ruso Golovin, ni el español Thiago ni el francés Rabiot se decantan por el '7' que, llegado el caso, podría recaer en algún futbolista que aproveche el verano para cambiar de número en una labor de corte y confección.

 

Fotos