Jornada 10

Jordi Alba, una pesadilla para el Madrid

Jordi Alba, una pesadilla para el Madrid

El lateral izquierdo azulgrana fue imparable para Nacho, que tuvo problemas físicos en el calentamiento y echó de menos una mayor ayuda de Bale, voluntarioso pero poco acostumbrado al esfuerzo defensivo, y del resto de la desacertada defensa blanca

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

El clásico ya comenzó con mal pie para Nacho. Unas molestias en el calentamiento ponían en duda su concurso en el Camp Nou, aunque finalmente el de Alcalá de Henares pudo ser de la partida y Odriozola o Lucas Vázquez, sus probables sustitutos, partían desde el banquillo. No obstante, lo peor estaba aún por llegar de la mano de la endiablada velocidad de Jordi Alba, que fue una auténtica pesadilla para Nacho.

El hoy lateral derecho blanco echó de menos más ayuda que la de un Gareth Bale voluntarioso pero poco dado al esfuerzo defensivo. A la eminente presión del Barça se añadían los espacios dejados por el conjunto madridista, especialmente en el carril izquierdo blaugrana, por donde llegó el primer gol tras un pase en largo de Rakitic, un magnífico control de Alba y un pase medido hacia el punto de penalti para que Coutinho abriese el marcador.

A los apuros de Nacho se unían los errores de Ramos y Varane atrás. El francés, que tuvo que dejar su lugar en el césped al descanso por «unas fuertes molestias en el abductor derecho», cometió un error y concedió un penalti tras otra acción por el carril izquierdo del Barça en la que Alba puso un balón para Luis Suárez, que controló en el área y fue derribado por el central blanco. Era el 2-0 para el Barça, que dejaba fuera de combate a su rival golpeando por el flanco izquierdo.

Con la lesión del galo, Nacho dejó su puesto en la banda derecha para la entrada en el terreno de juego de Lucas Vázquez, que una vez más ganaba la partida al defenestrado Odriozola para actuar de carrilero por la derecha, con Marcelo por la izquierda y defensa de tres centrales con la inclusión de Casemiro en esa posición. La fórmula permitió recomponerse al Madrid, más sólido atrás y con mayor creación de juego desde la capacidad de Toni Kroos como pivote para sacar el balón jugado.

A pesar de la reacción blanca tras el gol, en el minuto 64 un buen desmarque de Alba permitió al de Hospitalet rematar a puerta tras pase de Coutinho. Un disparo que salió desviado a la derecha de Courtois tras golpear en Ramos. Era el preludio de un final desastroso para el Madrid, que se fue a la lona con Marcelo de nuevo lesionado y dos golpes más de Suárez y otro de Arturo Vidal después de un gran pase de Dembelé, que dejó en evidencia a un Nacho totalmente derbordado, al igual que el resto del equipo blanco, mortificado especialmente por un Alba que, curiosidades de la vida, ha podido poner la puntilla a la etapa blanca de Lopetegui, un técnico por el que ha declarado su cariño desde su etapa como seleccionador. «¿Lopetegui? Espero que siga en el Real Madrid. Me ayudó mucho en un momento delicado para mí. No depende de mí que siga, le deseo lo mejor», señaló respecto a la situación del todavía técnico del Madrid.

«Me he motivado hoy un poquito... estoy con muchísima confianza, para mí de los mejores momentos de mi carrera y ojalá que dure mucho tiempo. Darlo todo por esta camiseta. La selección no depende de mí. Yo tengo la conciencia tranquila y quiero ir», afirmó el futbolista sobre su posible regreso al combinado nacional, del que se ha visto apartado desde la llegada de Luis Enrique.

«Con Leo Messi es más fácil pero el equipo hoy ha dado un paso al frente, muy contentos con el trabajo. Desde pequeñito me han enseñado que jugar contra este rival es especial», declaró sobre la ausencia del astro argentino.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos