Jornada 21

El Madrid también despega a domicilio

Un doblete de Benzema, otro tanto de Ramos y el retorno goleador de Bale rubrican el triunfo blanco más convincente lejos del Bernabéu

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

La cita parecía propicia para que el Real Madrid de Solari, que le había tomado el pulso a la temporada con dos victorias convincentes en el Bernabéu ante Sevilla y Girona, despegase también a domicilio, donde apenas había sumado 14 puntos de los 30 posibles lejos del Bernabéu. El Espanyol, el anfitrión ante el que el equipo blanco más victorias ha sumado en la historia de la Liga, llegaba al partido con ocho derrotas en los nueve últimos partidos. A la estadística se sumó además una toma de contacto con el césped inmejorable para el Madrid, ya que casi sin tiempo para que los equipos se asentasen sobre el verde del RCDE Stadium, Karim Benzema ya había adelantado a los blancos -ayer de rojo- tras un jugadón de Luka Modric, que fue sorteando rivales a su paso hasta plantarse dentro del área ante Diego López y descerrajar un disparo con pierna diestra que el exguardameta blanco sólo pudo desviar a los pies del delantero francés, que engordó su cuenta anotadora liguera con un remate preciso a la red.

El partido se le ponía cuesta abajo al Madrid y si el panorama lucía despejado, Sergio Ramos se encargó de hacer aún más plácida la noche en la ciudad condal con un nuevo gol de cabeza tras envío magistral de un Modric renacido, que parece haber recuperado esa versión de Balón de Oro justo a tiempo para el tramo decisivo de la temporada. El equipo de Solari tocaba con confianza y monopolizaba el control del balón al borde del área de un Espanyol agazapado y sometido, en la zona donde se hace daño al rival.

Solo Baptistao se atrevió a romper el idílico escenario para los blancos con un disparo ante el que Courtois reaccionó con eficacia. Fue un aviso previo al gol del propio delantero brasileño, que a la segunda sí acertó ante el guardameta belga para recortar distancias y asegurar que el Madrid se fuese del verde una vez más sin ser capaz de blindar su portería.

2 Espanyol

Diego López; Javi López, Lluís, Hermoso, Dídac Vilà (Rosales, min. 64); Darder (Melendo, min. 75), Marc Roca, Álex López; Baptistao (Piatti, min. 71) , Sergio García y Borja Iglesias.

4 Real Madrid

Courtois; Carvajal, Ramos (Nacho, min. 46), Varane, Reguilón; Casemiro, Kroos, Modric (Marcelo, min. 76); Lucas Vázquez, Vinicius (Bale, min. 64) y Benzema.

goles
0-1: min. 4, Benzema. 0-2: min. 15, Ramos. 1-2: min. 25, Baptistao. 1-3: min. 45, Benzema. 1-4: min. 67, Bale. 2-4: min. 81, Rosales.
árbitro
Gil Manzano (Comité extremeño). Expulsó a Varane por roja directa y amonestó a Marc Roca, Ramos, Sergio García, Carvajal, Álex López, Nacho y Courtois.
incidencias
RCDE Stadium, 21.215 espectadores.

Más información

El tanto del brasileño resucitó los miedos de ese Madrid endeble cuando ejerce de visitante, unos fantasmas que el inspirado Benzema se encargó de espantar definitivamente con un remate pleno de calidad en su endiablada rosca, ante la que nada pudo hacer Diego López. Era el tercero del Madrid y hacía justicia a una buena actuación del equipo de Solari en la primera parte.

Sin embargo, las noticias no fueron tan positivas para los blancos al retorno de vestuarios, del que Ramos no tomó parte por lesión. Una mala noticia que no pareció afectar significativamente a un Madrid aupado por un Benzema imperial.

El partido dejó además otra buena noticia con el regreso de Gareth Bale, que sustituyó a un Vinicius más discreto que en ocasiones anteriores y con el que el galés se tendrá que disputar un puesto en el once a partir de ahora en una lucha por la titularidad en la que el '11' blanco puso su primera piedra con el cuarto del Madrid tras la enésima jugada positiva de Benzema, que apenas unos minutos después volvió a dejar a Carvajal sólo ante un Diego López que se salvó de la manita con el disparo desviado del lateral de Leganés.

Cuando todo parecía más que visto para sentencia, Varane paró en falta un prometedor contraataque periquito en una acción que le costó la expulsión y que precedió a unos minutos de zozobra madridista, en los que un error de Casemiro cerca estuvo de costarle un disgusto al Madrid. Caravajal evitó el segundo del Espanyol con un despeje de cabeza bajo palos.

A partir de ese momento, el Madrid apretó los dientes y se replegó para guardar la ropa y evitar un sufrimiento con el que ya no contaba. El gol de Rosales en una acción en la que Marcelo falló a la hora de tirar el fuera de juego le dio al Espanyol un ápice de esperanza y metió el miedo en el cuerpo al Madrid, que padecía las acometidas de un tanque del área como Borja Iglesias.

Lucas Vázquez pudo evitar al Madrid cualquier tipo de sufrimiento, pero marró ante el arco local. No obstante, la gasolina del Espanyol se había agotado ya por entonces y el partido murió sin mayor amenaza para un Madrid que sigue creciendo aupado por unos resultados que solo dejan la mácula de los goles encajados.

 

Fotos