Real Madrid

Los cuatro diamantes en bruto de Zidane

Vinicius (c) y Kubo (2c), junto a sus compañeros en un entrenamiento del Real Madrid en Montreal./Johany Jutras (Efe)
Vinicius (c) y Kubo (2c), junto a sus compañeros en un entrenamiento del Real Madrid en Montreal. / Johany Jutras (Efe)

Vinicius, Brahim, Rodrygo y Kubo quieren ganarse un puesto fijo la temporada que viene en una plantilla de la que todavía tienen que salir al menos cinco jugadores este verano

NACHO CABALLEROMadrid

La pretemporada sirve para que los futbolistas pillen fondo físico y para que los entrenadores estudien cambios en sus esquemas, además de escrutar las virtudes de jóvenes valores que ambicionan hacerse un hueco al lado de jugadores ya consolidados. Cuatro de esos diamantes en bruto acaparan focos en el 'stage' del Real Madrid en Montreal: Vinicius, Brahim Díaz, Rodrygo Goes y Takefusa Kubo, obligados a aprovechar estas semanas para convencer a Zinedine Zidane de que están ya preparados para tener un papel importante en el curso venidero y que afrontan una concentración en la que deben pelear duro dado que el Real Madrid cuenta en la actualidad con 30 jugadores en plantilla, cinco más del cupo permitido.

Vinicius Aparición estelar la pasada campaña

El brasileño no entraba ni por asomo en los planes del entrenador con el que el Real Madrid empezó la campaña pasada, Julen Lopetegui. Sus buenas actuaciones con el Castilla en Segunda B hicieron inevitable su irrupción en el primer equipo, que se produjo con el ascenso de Santiago Solari. Con el argentino al cargo, Vinicius fue el jugador más electrizante e ilusionante del Real Madrid. El único que se atrevió a encarar y probar algo nuevo en un equipo con graves carencias ofensivas.

Pero la rotura de ligamentos en la rodilla que sufrió en la vuelta de octavos de la Liga de Campeones ante el Ajax, por la que estuvo cerca de dos meses fuera de los terrenos de juego, y la vuelta de Zidane al banquillo, devolvió el rol de secundario al brasileño.

La recta final de la pasada campaña evidenció que Zidane no era tan partidario de depositar tanta responsabilidad sobre las botas del carioca como Solari, pero la directiva le considera una gran apuesta de futuro y cree que debe ser una pieza importante la temporada que viene. El verano se presenta por tanto como una oportunidad perfecta para que el ex del Flamengo convenza a Zizou de que está preparado para grandes empresas.

Vinicius durante un entreno en Montereal
Vinicius durante un entreno en Montereal / Efe

Brahim Zidane le dio confianza y minutos

Llegado en el mercado invernal de la temporada pasada a cambio de 17 millones de euros tras no tener oportunidades en el Manchester City de Pep Guardiola, Solari tampoco le dio mucha cuerda cuando aterrizó en la capital española. Sólo disputó 24 minutos a la vera del argentino. La vuelta de Zidane le alivió ya que el francés depositó toda su confianza en el malageño. Entró en la rotación de forma habitual y aumentó su tiempo de juego hasta los 370 minutos, con un gol y dos asistencias.

El marsellés cuenta con Brahim para la próxima campaña, aunque la directiva no vería con malos ojos una cesión para que fuese cogiendo ritmo de competición y experiencia. Por el momento, el malagueño ha sido el primer damnificado de la pretemporada, al sufrir una lesión muscular en el bíceps femoral izquierdo que le mantiene pendiente de evolución.

Brahim intenta un disparo a puerta.
Brahim intenta un disparo a puerta. / Efe

Rodrygo Podría ir al filial si no hay salidas

Otra apuesta brasileña de Florentino Pérez, el fichaje de Rodrygo incardinó dentro de la política del club de apostar por jóvenes y ficharlos antes de que sus valores de mercado resulten inalcanzables.

Procedente del Santos, una de las mayores minas de talento del país sudamericano, el jugador de Osasco costó 45 millones de euros y permaneció cedido la temporada pasada allí, donde fue un jugador importante. De un perfil similar a Vinicius, Rodrygo tiene más armas y mejor definición de cara a portería que el ex del Flamengo. También puede jugar en la punta y desde Brasil algunos se atreven a decir que tiene más potencial que Vinicius.

La idea del club es darle minutos este verano y que forme parte de la primera plantilla el año que viene, pero la gran competencia en el frente de ataque podría llevarle a jugar algunos partidos con el Castilla, sin descartar una cesión.

Rodrygo durante el 'stage' de Montreal.
Rodrygo durante el 'stage' de Montreal. / Efe

Kubo La guinda del pastel... pero sin hueco

El fichaje del nipón fue toda una sorpresa. El Real Madrid se hizo con lo servicios de Kubo a coste cero y apostando fuerte por él. Le ofreció un suculento sueldo anual, muy por encima del que le propuso el Barcelona, equipo en el que militó en su periodo formativo y del que tuvo que salir después de que la FIFA sancionara al club azulgrana en 2015 por fichajes irregulares de menores, entre ellos, el del japonés.

En su país es una auténtica estrella con apenas 18 años y su contratación ha supuesto un 'boom' mediático (el 'stage' del Real Madrid se ha llenado de periodistas japoneses).

Mediapunta o extremo, a pesar de su juventud tiene una calidad técnica excelsa y un cañón en la pierna izquierda. Con su selección ya es un fijo y en la pasada Copa América fue el jugador más destacado del equipo.

El Real Madrid le ha hecho ficha para jugar en el Castilla aunque ha viajado a Montreal, donde en los primeros entrenamientos ya ha asombrado a buena parte del cuerpo técnico, aunque como con Rodrygo, si no se producen antes salidas, tendrá muy difícil disputar minutos con la primera plantilla.

Kubo (c) entrenando en Montreal.
Kubo (c) entrenando en Montreal. / Efe