Brasil

Diez muertos en un incendio en el centro de entrenamiento del Flamengo

Imágenes aéreas del centro de entrenamiento del Flamengo. / Globo TV

En las instalaciones se alojaban adolescentes de entre 14 y 17 años de las categorías inferiores del popular club brasileño, «totalmente tomadas por las llamas»

EUGENIA LOGIURATTORío de Janeiro

Al menos diez personas murieron en la madrugada del viernes en la zona oeste de Río de Janeiro por un incendio en un centro de entrenamiento donde se alojaban jóvenes futbolistas del Flamengo. «Las informaciones preliminares indican que entre las víctimas hay chicos y trabajadores», declaró Claudio Castro, vicegobernador del Estado. La identificación de los cuerpos «va a depender de pruebas de ADN u otras formas de reconocimiento», explicó Castro. Los motivos del incendio también están siendo investigados.

En las instalaciones, que según los bomberos fueron «totalmente tomadas por las llamas», se alojaban adolescentes de entre 14 y 17 años de las categorías inferiores del Flamengo, según varios medios locales. Las llamas comenzaron alrededor de las cinco de la madrugada y fueron contenidas una hora y media después.

Tres adolescentes resultaron heridos, uno de ellos grave, con quemaduras en más del 30% del cuerpo, según declaró la secretaria de Salud del municipio de Río de Janeiro, Beatriz Busch. En las modernas instalaciones del llamado 'Ninho do Urubu' (Nido de Urubú) se entrenan tanto el equipo profesional del Flamengo como las categorías de base del popular club carioca, que reúne a adolescentes de todas las regiones del país.

Dirigentes del club, del gobierno local y familiares se reunieron a puerta cerrada en el lugar de entrenamiento, ubicado a 50 kilómetros del centro de la ciudad, y fuera de la sede la bandera del Flamengo fue izada a media asta en señal de luto. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se solidarizó con las víctimas, «jóvenes vidas que iniciaban su camino rumbo a la realización de sus sueños profesionales», según un comunicado del Palacio de Planalto. El mandatario se encuentra en un hospital en Sao Paulo, recuperándose de complicaciones posoperatorias tras una cirugía intestinal.

El club de Vinicius

El primer equipo del Flamengo tenía previsto entrenarse en ese centro por la mañana, en la última sesión preparatoria antes del clásico contra el Fluminense previsto para este sábado. La Federación de Fútbol de Río de Janeiro (FERJ) lamentó la tragedia y convocó una reunión con dirigentes del Flamengo y del Fluminense en la que decidieron suspender ese partido, correspondiente a semifinal de la Copa Guanabara. «No hay clima» para jugar, tuiteó la FERJ.

«El Flamengo está de luto», tuiteó el club sobre una imagen de fondo negro, en medio de expresiones de solidaridad del mundo el deporte, como Neymar. «Nuestros pensamientos están con las víctimas y sus familiares», tuiteó el Fluminense.

El jugador del Real Madrid Vinicius, que se formó en las categorías inferiores del Flamengo, también lamentó lo ocurrido: «¡Qué noticia triste! Oremos por todos. Fuerza, fuerza, fuerza». «¡Se me eriza la piel al recordar todas las noches que pasé en el centro de entrenamiento! Todavía no creo (lo que ocurrió)», añadió el jugador madridista de 18 años. El Real Madrid lamentó asimismo la tragedia, expresando su «solidaridad con el Flamengo, con sus aficionados y con el fútbol brasileño».

«Estamos en shock con el trágico incendio en el Ninho do Urubú», afirmó el Corinthians. «Hoy es un día muy triste (...). Tenemos que dar asistencia a las víctimas, principalmente porque la mayoría no son de Río», explicó el secretario de Deportes, Ocio y Juventud del Estado de Río.