Copa Libertadores

El Boca-River, aplazado a este domingo por las intensas lluvias

El césped de La Bombonera, azotado por las intensas lluvias./Reuters
El césped de La Bombonera, azotado por las intensas lluvias. / Reuters

El partido de ida se disputará a partir de las 20:00 horas en La Bombonera, aunque se anuncia agua hasta el próximo martes

COLPISA/AFPBuenos Aires

El inédito superclásico argentino entre Boca Juniors y River Plate por la Copa Libertadores se jugará este domingo tras suspenderse este sábado por las fuertes lluvias en Buenos Aires, extendiendo el suspense y la ansiedad de millones de argentinos pendientes del histórico duelo. Todo estaba listo para «el partido de los sueños», como lo definió el exseleccionador argentino y entrenador del Leeds United inglés, Marcelo Bielsa, pero la lluvia que cauó desde el amanecer de este sábado sobre Buenos Aires obligó a la suspensión del encuentro en el estadio de Boca, la mítica Bombonera.

«Por motivos de fuerza mayor el partido queda suspendido para mañana, domingo 11 a las 16:00 (20:00 hora española)», confirmó la Conmebol, la máxima autoridad de fútbol sudamericano, en su cuenta de Twitter, pese a que el pronóstico metereológico anuncia lluvias hasta el próximo martes.

El anuncio al público fue hecho 95 minutos antes de la hora prevista para el encuentro (21:00 horas en España) por los altavoces del estadio, que ya tenía casi sus 53.000 plazas ocupadas y donde la hinchada no cesaba de cantar bajo la tormenta. En un rato, las tribunas de La Bombonera quedaron vacías.

«La cancha está drenando, está respondiendo. Para mañana depende de cuánta agua caiga», declaró Ezequiel Mazzitelli, un dirigente de Boca al canal Fox Sports, después de la suspensión.

La espera recargó aún más el ambiente tomado por los nervios, excitación, euforia e incluso el miedo a perder. Pese a las dudas sobre la celebración del partido, que se prolongaron a lo largo de la jornada, las puertas de La Bombonera se abrieron pasadas las 13:00 h., hora prevista para que ingresara el público que debía atravesar un fuerte dispositivo de seguridad con unos 1.200 policías movilizados.

Las idas y venidas incluyeron hasta el mismo equipo de Boca, ya que a dos horas del inicio previsto del partido los jugadores de Guillermo Barros Schelotto subieron al autobús que los iba a trasladar a La Bombonera desde el hotel de concentración, y diez minutos después descendieron sin moverse del lugar. Del mismo modo, en el estadio Monumental, en el norte de la ciudad, se esperaba la salida del equipo de River, mientras miles de hinchas 'millonarios' alentaban y cantaban para acompañar la partida, con la prohibición de asistir a La Bombonera por motivos de seguridad, un veto vigente para el fútbol argentinos desde 2013. En la sede de River debía quedarse su técnico, Marcelo 'Muñeco' Gallardo, quien no puede dirigir a su equipo ni entrar en el estadio, por una sanción de la Conmebol.

Locura futbolera

El doble duelo entre Boca y River ha desatado una locura futbolera pocas veces vista. La revancha será el 24 de noviembre, a las 21:00 h. (hora española), en el Monumental de los 'millonarios' de la banda roja. «No sé quién va a ganar el partido, pero lo voy a ver seguro (por televisión)», prometió José Mourinho, el entrenador del Manchester United, sumándose al interés que ha despertado el superclásico en Europa. La pasión no tiene límites ni fronteras. En todo el mundo, hinchas de unos y otros se reunieron para ver el partido por televisión.

Un grupo de judíos religiosos hinchas de Boca, que respetan el Shabat y no pueden siquiera encender el televisor hasta que salga la primera estrella del sábado, volaron a Barcelona, para poder ver el partido sin quebrar la ley de Dios por la diferencia horaria, con la idea de regresar 48 horas más tarde.

Maradona contra Kempes

Boca y River son los dos clubes más populares del país y representan juntos a un 70% de los hinchas, en un país con 44 millones de habitantes donde se respira fútbol. Jamás se midieron en una final por la Copa Libertadores que es obsesión de sus simpatizantes.

Boca suma seis Libertadores y busca la séptima corona para igualar al también argentino Independiente como los máximos ganadores de títulos del certamen continental, mientras River acumula tres. En el historial, los auriazules aventajan por 10 partidos ganados a los riverplatenses.

Sólo dos veces jugaron finales por torneos oficiales. En 1976, Boca le ganó a River el campeonato Nacional por 1-0, y este año River superó a su histórico rival por 2-0 y ganó la Supercopa local.

Entre las leyendas del fútbol destacan Diego Armando Maradona y Juan Román Riquelme, estandartes históricos de Boca; y el 'Matador' Mario Kempes y el uruguayo Enzo Francescoli, en River, el ídolo de Zinedine Zidane.

No se espera un partido con derroche de gestos técnicos, pero sí con gran temperamento. El poder de River se basa en su juego asociativo y el de Boca en fuertes individualidades de ataque. Boca despliega el temperamento del centrocampista Pablo Pérez, la calidad técnica del colombiano Wilmar Barrios y los goles de Ramón 'Wanchope' Ábila, Darío Benedetto o Cristian Pavón.

River se asienta en la fortaleza defensiva de Jonathan Maidana y Javier Pinola, los talentos de Gonzalo 'Pity' Martínez o Exequiel Palacios, y los goles del colombiano Rafael Santos Borré o de Lucas Pratto, pero extrañarán a su emblema y capitán, el temperamental Leonardo Ponzio, lesionado.

Contenido Patrocinado

Fotos