Serie A

Cristiano Ronaldo: «Venir a la Juventus es un paso adelante»

Cristiano Ronaldo saluda a su nueva afición. / Foto: Miguel Medina (Afp) | Vídeo: Atlas

El luso subraya que «al final» fue «una decisión fácil» enrolarse en la 'Vecchia Signora' y no cree que los madridistas estén «llorando» por su marcha

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Cristiano Ronaldo no tiene dudas. Su aterrizaje en la Juventus de Turín tras nueve campañas como estandarte del Real Madrid es «un paso adelante» en su carrera. «La Juventus me ha dado una excelente oportunidad y esto es algo que le agradezco. Nunca diré que es un paso atrás, siempre es un paso adelante, porque es un equipo en condiciones de ganar, ha ganado las siete últimas ligas italianas, ha estado últimamente en dos finales de Champions...», remarcó el luso en la primera rueda de prensa que ofreció tras rubricar su contrato con la 'Vecchia Signora', que le ligará por cuatro campañas a razón de 31 millones de euros netos por cada una de ellas.

«Lo que quiero es dar respuesta en el campo, eso es lo que sé hacer. Espero llevar a la Juventus a un nivel aún más alto», insistió el luso ante la atenta mirada de decenas de periodistas que se concentraron en la sala Gianni y Umberto Agnelli del Allianz Stadium. Una habitación lujosa para una presentación que no tuvo nada que ver con el fastuoso recibimiento que le tributó la hinchada merengue aquel 6 de julio de 2009, cuando decenas de miles de aficionados abarrotaron el Santiago Bernabéu para dar la bienvenida al que, con el paso de los años, se convertiría en estilete de una gloriosa etapa del Real Madrid, en la que se conquistaron cuatro Ligas de Campeones en cinco años con el atacante como indiscutible referente.

Más información

La Juventus optó, por sorpresa, por no hacer distinciones respecto a otros fichajes acometidos este mismo verano, pese a que el portugués es la incorporación más costosa en la historia del fútbol italiano-su nuevo patrón abonó 100 millones de euros al Real Madrid, más doce para satisfacer los derechos de formación y las comisiones- y a que será de largo el futbolista mejor pagado de la plantilla que tutela Massimiliano Allegri. Pese a ello y a su proverbial gusto por las reverencias multitudinarias, Cristiano Ronaldo compareció con gesto de satisfacción tras haber protagonizado el bombazo del verano.

Subrayó el astro de Madeira que él vive el presente y que ya ha pasado página, por lo que no hubo demasiadas referencias, aunque sí algún que otro dardo velado, al club que abandonó como máximo goleador de su historia, con 451 tantos en 438 partidos. «Mi historia en el Real Madrid ha sido brillante. Es una nueva etapa en mi vida y la otra ha terminado», zanjó Cristiano, que no cree que los aficionados blancos «estén llorando» por su salida y que reiteró su felicidad y deseos de demostrar a los 'tifosi' que es «un jugador top».

Desafío

Incidió el delantero en que su cambio de aires respondió a su gusto por los desafíos y su afán por salir de la zona de confort. «He hecho historia en el Manchester United y en el Real Madrid y lo quiero hacer aquí», remarcó el '7', que seguirá portando el dorsal que forma parte de su imagen de marca tras cedérselo voluntariamente el colombiano Cuadrado.

«Todos mis amigos me han dicho que era un club donde podría jugar», apuntó sobre su nueva casa. «Por eso al final ha sido una decisión fácil. Ha sido un paso muy importante para mi carrera. Voy a encontrar un gran entrenador, un gran presidente, una gran entidad. Al final ha sido una decisión fácil», abundó el crack de Funchal tras una jornada maratoniana en la que tuvo que pasar el pertinente reconocimiento médico antes de estampar la firma en el contrato con su nueva escuadra y darse su primer baño de multitudes en Turín, una ciudad que se ha entrenado por completo a la 'Cristianomanía', consciente de que su llegada abre nuevos horizontes a una entidad que ha reinado por dos veces en Europa pero que lleva desde 1996 sin alzar la 'orejona', frustrados sus dos últimos asaltos precisamente por la voracidad de su nueva estrella, que tumbó a la Juve con un doblete en Cardiff en la final de 2017 y sepultó sus esperanzas el pasado curso en cuartos con otros dos tantos en Turín -incluyendo el celebérrimo de chilena que selló definitivamente su amor por los 'tifosi'- y uno más de penalti en el Santiago Bernabéu cuando los italianos acariciaban una remontada histórica.

Fiebre por CR7

El 16 de julio quedará para siempre en la historia de la Juventus como el 'CR7 Day'. Los hinchas de la 'Vecchia Signora' se agolparon a primera hora de la mañana en el J Medical, ubicado a pocos metros del Allianz Stadium, y ovacionaron a Cristiano Ronaldo cuando llegó, pasadas las 10:10 horas, para someterse a las pruebas médicas pertinentes. El portugués, que viajó el domingo a Turín a bordo de su avión privado, respondió a los agasajos de su nueva parroquia firmando autógrafos y concediendo fotografías.

Ya por la tarde, lanzó mensajes atendiendo al gran objetivo que llevó a Andrea Agnelli a viajar a Grecia, donde el crack disfrutaba de sus vacaciones, para sellar su reclutamiento. «Sé que la Champions es un premio que todos los equipos quieren ganar. Hay la posibilidad de que el club pueda ganarla, no sólo la Champions, todos los torneos: la Serie A, la Copa... Es una competición muy difícil de ganar y espero ayudar», apuntó el luso, que enfatizó que él es «diferente de todos los demás». «Los jugadores de mi edad habitualmente se van a otros países, a China», señaló el portugués. «Esta elección me demuestra que soy diferente de los demás», abundó el atacante, que aseguró que cuando reventó la fiesta por la 'decimotercera' en Kiev con las palabras que preludiaron su adiós al Real Madrid aún no tenía decidido recalar en la Juventus y que reconoció que la de la entidad 'bianconera' fue la «única» oferta que le llegó, aunque este mismo lunes el presidente del Nápoles, Aurelio De Laurentiis, indicó que el representante del luso, Jorge Mendes, le propuso hace semanas acometer el fichaje, que la entidad partenopea descartó por su elevado coste.

 

Fotos