Final

Duelo de laterales zurdos 'made in' Paterna

Duelo de laterales zurdos 'made in' Paterna

Jordi Alba y José Luis Gayà son los dueños de la banda izquierda del Barça y del Valencia y compiten por un puesto en la selección

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSSevilla

El lateral izquierdo de la selección española está en buenas manos. Buena fe de la buena salud del puesto la da el duelo que protagonizarán desde una zona del campo que pocas veces acapara los focos del fútbol Jordi Alba y José Luis Gayà en la final de la Copa del Rey. Ambos se han convertido en pilares de sus equipos, en una temporada en la que ante la abdicación de Marcelo se han convertido en los dos mejores carrileros zurdos de la Liga, y además compiten por un puesto en el once inicial de España superado hace tiempo el episodio de la ausencias del azulgrana de las convocatorias de Luis Enrique.

La trayectoria de Jordi Alba hasta su consolidación en la élite se convirtió en una demostración de su plena determinación para superar los muchos obstáculos que se interponían en su camino hacia el estrellato. En 2005, el de Hospitalet de Llobregat fue descartado tras siete años en las categorías inferiores del Barça y al final de su etapa cadete por sus condiciones físicas, ya que tuvo una explosión tardía, pero acabó llegando a Primera de la mano del Valencia en la temporada 2009-10, cuando tenía ya 20 años y había pasado por el Cornellá, el Mestalla -filial del Valencia- y el Nàstic, éste último en Segunda.

Alba se mostró desde sus inicios en el Valencia como un jugador decisivo en la banda izquierda por su velocidad, desborde y capacidad para centrar al área, pero gracias a estas características y a su progresiva mejoría en las tareas defensivas, el habilidoso extremo se convirtió en lateral de la mano de Unai Emery. «Al principio no le gustaba mucho, pero es un jugador espectacular, con una proyección ofensiva brutal y unas condiciones físicas increíbles», señaló antes de un duelo ante el Barça el actual técnico del Arsenal, consciente de la capacidad de desequilibrio de un jugador así en un equipo grande.

Por su parte, José Luis Gayà muestra en el vestuario local de Mestalla los galones de un veterano pese a los 24 años que precisamente cumple hoy, coincidiendo con la final en el Benito Villamarín. El futbolista alicantino debutó con el Valencia de la mano de Mauricio Pellegrino en octubre de 2012, cuando apenas era un adolescente de 17 años, en un partido de dieciseisavos de Copa ante el Llagostera que concluyó con victoria valencianista por 0-2. Pese a que no gozó de continuidad con el primer equipo hasta la temporada 2014-15, su experiencia en las últimas cinco campañas de un Valencia que ha atravesado por no pocos momentos de zozobra, con un banquillo convertido en un desfile continuo de entrenadores hasta la llegada de Marcelino García Toral, aceleró sobremanera su proceso de maduración, hasta convertir al joven en un peso pesado que da la cara cuando las cosas se ponen feas.

Pese a que apenas ha dejado atrás la etapa de la sub-21, una categoría en la que perdió contra Alemania la final del Europeo celebrado en Polonia en 2017, esta temporada se ha consolidado como la principal alternativa a Alba en la absoluta, por delante de futbolistas de la talla de Juan Bernat o Marcos Alonso, habituales de dos grandes como el París Saint-Germain y el Chelsea. De hecho, ya ha sido internacional absoluto en cuatro ocasiones -todas ellas como titular y sumando los 90 minutos de juego- después de debutar ante Croacia en un partido de la Liga de Naciones disputado en el Martínez Valero de Elche, muy cerca de Pedreguer, su localidad natal.

Reconversión temprana

A diferencia del caso de Alba, la reconversión de Gayà hacia la zona defensiva del carril izquierdo fue mucho antes de llegar al fútbol profesional: «A mí me pasó en infantiles. Fue hace ya mucho, pero es verdad que jugaba de extremo e incluso de delantero. Un entrenador, Vicente Castro, me puso de lateral y a partir de ahí fui cambiando las posiciones. Empecé a alternar, pero en mi caso hace más tiempo que soy lateral que Jordi Alba, que cambiaron de puesto más tarde». El citado Castro recordaba, a la revista 'Panenka', que el momento clave fue un partido contra el Elche. «Con 13 años lo puse de lateral izquierdo. Jugó todo el año ahí y ya pasó a las categorías cadete y juvenil como lateral».