https://static.leonoticias.com/www/menu/img/deportes-cultural-desktop.png

La Cultural brilla ante el Barça y sólo cede en el ultimo suspiro del partido

Clément Lenglet celebra su gol en el Reino de León./Casares | Efe
Clément Lenglet celebra su gol en el Reino de León. / Casares | Efe

El conjunto leonés, en una gran demostración de inteligencia y solvencia defensiva, aguanta ante el cuadro blaugrana y, en la primera mitad, fue mejor que los de Valverde, pero cedió con un gol a balón parado

DANI GONZÁLEZLeón

«No es un fiesta, venimos a competir». Una y otra vez, los miembros de la Cultural ha repetido esta frase durante la semana. Y la cumplieron, porque ante el Barcelona mostraron una versión inteligente, fuerte y eficiente que fue capaz de secar al cuadro blaugrana, que apenas tuvo ocasiones, y, por momentos, mereció más premio que el 0-1 final, logrado con un gol de Lenglet a balón parado en el último instante del choque.

Ilusionados, motivados, sin traicionar a su esencia y con ganas de dar un susto al Barça en la noche de Halloween. La Cultural salió con la intención de plantar cara a un Barcelona que, pese a no tener a sus grandes figuras, quería jugar como siempre, avasallar a través de la posesión y ganar sin sufrimiento.

0 Cultural

Palatsí; Saúl (José Alonso, min. 77), Iván González, Vicente Romero (Toño Calvo, min. 59), Nicho; Bernal, Sergio Marcos; Zelu (Hugo Rodríguez, min. 67), Ortiz, Liberto; Aridane.

1 FC Barcelona

Cillessen; Semedo, Chumi, Cuenca (Lenglet, min. 60), Miranda; Samper (Aleñá, min. 32), Arturo Vidal, Denis Suárez; Malcom (Arthur, min. 79), Dembelé, Munir.

Árbitro
Melero López (Colegio Andaluz). Mostró amarilla a Saúl, Palatsí, Aridane, Ortiz y a Nicho por parte de la Cultural y a Miranda por parte del FC Barcelona. Expulsó a Sergio Marcos (min. 90) por doble amonestación.
Gol
0-1, min. 89, Lenglet
INcidencias
Estadio Reino de León. 11.500 espectadores. Ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey

Pero los de Víctor Cea saltaron al césped del Reino de León con mucha determinación y una clara apuesta: presionar arriba al Barça. Era una prpuesta valiente, arriesgada, pero que dio réditos con el paso de los minutos.

De hecho, la primera ocasión fue leonesa. Zelu, tras una gran jugada coral de la Cultural, finalizó con un disparo desviado. Primer aviso del sevillano, que sería uno de los destacados en el bando leonés. Poco después, una recuperación de Aridane en las inmedaciones del área blaugrana acabó en los pies de Zelu, cuyo disparo despejó a córner Cillessen. La Cultu avisaba.

Minuto a minuto

Una Cultural de grandísimo nivel

Es cierto que el Barça tenía más el balón, pero de una manera más intrascendente que en el caso de los leoneses. Más directos y verticales, con Ortiz, Liberto y Zelu poniendo velocidad al juego culturalista, el conjunto de Víctor Cea aprovechó cada acercamiento para generar peligro e inseguridad al club blaugrana, e ilusión y esperanza de una sorpresa a la grada leonesa, que no paró de alentar a los suyos.

La más clara volvió a ser de la Cultural y tuvo un protagonista en común con las anteriores: Zelu. El extremo robó un balón que parecía perdido ante Cuenca, encaró el área y dio el pase de la muerte, pero Liberto no acertó a rematar.

La mala noticia del primer tiempo fue la lesión de Sergi Samper, que tuvo que ser sustituido por Carles Aleñá. Mientras, la Cultural seguía con su plan, en el que el desgaste físico era más que evidente, pero el gran nivel que estaban mostrando Bernal y Sergio Marcos en la medular sostenía al equipo. Los dos mediocentros recuperaron infinidad de balones, muchos de ellos decisivos y otros en campo rival, y apenas erraron en el pase.

Llegó el descanso y el resultado no se había movido. El 0-0 campeaba en el marcador y no solo eso: la sensación en la grada era que, si la Cultural se iba a los vestuarios por delante en el luminoso, no sería algo que fuese injusto.

El cansancio se deja notar

La segunda mitad comenzó con el Barça tratando de mandar algo más que en el primer acto, pero se topó con una inteligente Cultural, algo más replegada y arropada en defensa, pero con mucha viveza en ataque. Dos contraataques, ambos comandados por Ortiz, llevaron el peligro al área blaugrana: uno acabó con un disparo centrado del toledano que atrapó Cillessen y otro en los pies de Liberto, que se enredó y perdió la pelota ante Chumi.

El cansancio comenzó a hacer mella en los jugadores leoneses, que no llegaban tanto a las coberturas y ni tenían tanta frescura para presionar o salir a la contra. Esta situación se evidenció con el cambio de Zelu, aquejado de las famosas 'rampas', lo que le obligó a retirarse del verde.

El dominio blaugrana en el último cuarto de hora fue total. Mientras algunos jugadores blancos, como Saúl, se tocaban el isquiotibial varias veces, los de Valverde llegaban cada vez más, pero sin generar una clara ocasión. Pero quedaba garra, coraje... y el balón parado. En un córner, Hugo Rodríguez, en un intento de gol olímpico, se topó con el poste y el rechace le cayó a Saúl en la frontal, cuyo potente disparo repelió Cillessen y acabó con el lateral madrileño lesionado.

El Barça se lleva el premio

La tensión en el Barça era más que evidente. Ernesto Valverde, habitualmente tranquilo, se llevó la advertencia del colegiado por sus continuas protestas. La Cultural estaba sabiendo parar y desesperar al cuadro blaugrana, que no encontraba el camino al gol.

Pese a ello, los catalanes llegaban cada vez más e inclinaban el juego y el campo hacia la meta de Palatsí. Las bandas eran el lugar por el que los de Valverde trataban de aprovechar el cansancio culturalista para adelantarse en la eliminatoria. En los últimos instantes llegó la ocasión más clara para el Barça. Aleñá, tras un centro de Denis Suárez, dejó de cabeza para Munir que, con todo a favor, disparó alto.

Pero la fortuna del campeón apareció. Y a última hora. En una falta botada por Dembelé, Lenglet cabeceó en el segundo palo, haciendo inútil la estirada de Palatsí y dejando la decepción en un Reino de León que, pese a ello, se mostró orgullo de su equipo, que plantó cara a todo un Barcelona y que dejó un gran sabor de boca a su afición.

 

Fotos