Liga DIA

Embutidos Pajariel Bembibre se queda sin fiesta en la despedida ante Quesos El Pastor

Lance del partido./CBB
Lance del partido. / CBB

El clásico regional, que cerró una semana de despedidas en las filas bercianas, dejó al cuadro zamorano en la Liga DIA por novena campaña consecutiva

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La gran temporada del Embutidos Pajariel Bembibre no pudo culminar con una victoria. Con la permanencia asegurada, el equipo del Bierzo Alto despidió su séptimo curso en la élite del baloncesto femenino nacional con derrota ante un Quesos El Pastor que aseguró su salvación merced a su triunfo por 53-75 en el clásico del baloncesto femenino de Castilla y León después de una semana de celebraciones y despedidas en la entidad berciana.

53 CB Bembibre

Vicky Llorente (15), Laura Herrera (6), Heleen Nauwelaers (-), Roselis Silva (16), Julia Gladkova (2) –cinco inicial-; Melita Emanuel-Carr (2), Tania González (-), Clara Cáceres (-), Alejandra Quirante (4), Amy Syll (-) y Courtney Range (8).

75 Quesos el Pastor

Laura Quevedo (15), Nogaye Lo (8), Tess Madgen (17), Aleksandra Stanaćev (8), Vionise Pierre-Louis (10) -cinco inicial-; Mirjana Beronja (-), Ainhoa López (5), Chelsea Nelson (10), Laura Marcos (2) y Noelia Pariente (-).

PARCIALES
17-23, 23-41, 37-60, 53-75
ÁRBITROS
Antonio Sacristán Barazón, Paula Lema Parga y Eva Areste Giralt.

La derrota, pese a lo abultado, no puede ni debe empañar la temporada más que digna de un conjunto berciano al que las dificultades y contratiempos han acompañado desde la génesis de un proyecto marcado un año más por las dificultades económicas. Con uno de los presupuestos más ajustados de la Liga DIA, el equipo dirigido por Pepe Vázquez, que acabó la temporada en novena posición superando a proyectos más ambiciosos, despidió el curso con una derrota importante en lo numérico, si bien no puede hacer olvidar la sobresaliente segunda vuelta de un cuadro bembibrense al que nada le salió en el clásico del baloncesto femenino castellanoleonés.

Un mal segundo cuarto condena a las bercianas

Pareció, de hecho, entrar mal al partido el conjunto berciano, que recibió 6 puntos consecutivos sin poder encontrar respuesta. Cortó la sangría Vicky Llorente desde los 6,75, pero Pepe Vázquez decidió parar el choque mediado el primer cuarto después de un triple de Tess Madgen, que anotó 11 de sus 17 tantos en este primer asalto. A los dobles dígitos llegó la renta zamorana (3-13), pero la defensa local mejoró y las rojillas consiguieron limar mínimamente la renta visitante. Otro parcial de 0-9 volvió a alejar a las visitantes, pero apareció Roselis Silva para monopolizar una racha de 7-0 y poner el 17-23 al final de los primeros diez minutos.

Apenas consiguió anotar el conjunto local en los primeros minutos del segundo cuarto –de hecho, sólo sumaron 6 puntos en todo el periodo– y la renta zamorana se acercó al +20. El acierto de Madgen desde el exterior y los buenos minutos de Vionise Pierre-Louis y Chelsea Nelson por dentro acabaron –o eso pareció– con gran parte de las opciones bercianas antes del intermedio, al que se llegó con el 23-41 en el electrónico. Pepe Vázquez dio minutos a varias de las jugadoras que tuvieron menos oportunidades durante el curso y que sin duda merecían esta oportunidad de despedirse.

La segunda mitad, sin historia

La frontera mental de la veintena se rompió en los primeros minutos de la reanudación, si bien Llorente y Silva, que acabaron con 15 y 16 tantos respectivamente, quisieron reavivar las opciones de vencer de las del Bierzo Alto. Los continuos problemas con la mesa de anotación afearon un bonito espectáculo y desestabilizaron a un conjunto bembibrense al que la dureza del rival volvió a dificultarle la anotación. Laura Herrera ofreció acciones de calidad en este tercer cuarto, pero no evitó el 37-60 al final del mismo.

Casi sin opciones, las rojillas trataron de competir en la medida de lo posible y se adjudicaron el último parcial, pero el extraordinario acierto de las zamoranas durante los cuarenta minutos impidió cualquier intento de reacción local. Con unas gradas convertidas en una fiesta por dos aficiones siempre fieles, la ventaja de las de Fran García no se vio comprometida en ningún momento y Pepe Vázquez siguió premiando el trabajo de las jugadoras menos habituales hasta el definitivo 53-75.