Mundial de China 2019

Scola catapulta a Argentina y la cita con España

Luis Scola celebra el pase a la final del Mundial. /Afp
Luis Scola celebra el pase a la final del Mundial. / Afp

El veterano ala-pívot somete a Francia con una exhibición apoteósica para que la albiceleste persiga el que sería su segundo oro mundialista

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Con una actuación apoteósica de un descomunal Luis Scola, que clausuró el choque con 28 puntos, 13 rebotes y 2 asistencias para un 32 de valoración, la selección argentina sometió a Francia y se citó con España en busca del que sería el segundo oro mundialista para el combinado latinoamericano. El coraje, el talento y la entrega de la albiceleste, comandada por un ala-pívot que dio un auténtico recital de principio a fin pero que tuvo también escuderos de lujo como Facundo Campazzo, Lucas Vildoza o Gabriel Deck, fueron demasiados argumentos para un adversario desconocido que pagó muy caro el pésimo partido de Rudy Gobert, desaparecido y sin cuyo concurso no encontraron respuestas los pupilos de Vincent Collet.

Reeditarán españoles y argentinos un duelo que se ha dado en quince ocasiones desde que midiesen fuerzas en el Mundial de 1998 y con un balance claramente favorable para el bando español, que se alzó victorioso en catorce de ellas, incluyendo cinco de sus seis enfrentamientos oficiales en estas dos décadas marcadas por sus generaciones doradas.

De la argentina subsiste aún Scola, que apagó la 'grandeur' francesa desde el minuto 1 con una intensidad y solvencia a prueba de años. Como si de Benjamin Button se tratase, el bonaerense parecía un chaval que estuviese empezando en lugar de un veterano de 39 tacos con innumerables batallas en sus piernas y cicatrices en cada centímetro de su baqueteado cuerpo. No se habían desperazado los galos cuando destripó a sus pares con un par de 'coast to coast' que levantaron al público de su asiento. Ocho puntos del ala-pívot más un triple de Campazzo cimentaron el primer arreón albiceleste, que se colocó 10-2 mientras Collet buscaba un antídoto a la efervescente puesta en escena de los latinoamericanos.

80 Argentina

Campazzo (12), Brussino (2), Garino (-), Scola (28), Delia (6) –quinteto inicial-. Deck (13), Fjellerup (-), Gallizzi (2), Laprovittola (7), Vildoza (10) y Caffaro (-).

66 Francia

Ntilikina (16), Fournier (16), Batum (3), M'Baye (4), Gobert (3) –quinteto inicial-. Albicy (3), De Colo (11), Labeyrie (8), Lessort (2), Toupane (-), Poirier (-) y Lacombe (-).

Parciales:
21-18, 18-14, 21-16 y 20-18.
Árbitros:
Anderson (Estados Unidos), Zurapovic (Bosnia) y Vázquez (Puerto Rico). Sin eliminados.
Incidencias:
Partido de semifinales del Mundial de China 2019, disputado en el Wukesong Sport Arena.

Sacudió su quinteto el seleccionador galo y logró frenar al menos la sangría pero no a Scola, que se marchó al banco tras siete minutos imperiales y diez puntos en su haber –al descanso ya se había asegurado un doble-doble con 13 puntos y 10 rebotes- cuando Sergio Hernández alistó a su segunda unidad. La incursión en pista de Nando de Colo y el cambio de cromos sirvió al menos para reanimar el ataque de los 'bleus', con Lebeyrie descerrajando un par de triples capitales para dar oxígeno a los suyos.

Experiencia y casta

La superioridad en el rebote, que había permitido a los argentinos martillear a campo abierto en el primer cuarto, lastraba a Francia, a la que socorrió su banquillo. El tándem De Colo-Lebeyrie redujo la brecha, supliendo los malos minutos de Gobert. A ellos se sumó un Fournier revitalizado en su regreso a cancha. De su mano logró Francia su primera ventaja tras el 0-2 inicial con un mate de Lessort a falta de 7:30 para el descanso. Suficiente para que Sergio Hernández recurriese a Campazzo. Precisaban una marcha más los argentinos y al madridista le sobran. A su dictado volvió a correr la albiceleste y retomó el mando con un parcial de 8-0. Dependiente en grado sumo de los puntos de Fournier, la selección francesa se mantenía con vida a base a apretar en defensa, pese a que Campazzo dejó en siete la renta argentina al término de la primera parte con un triple sobre la bocina.

Francia prefería bailar un vals pero Argentina le imponía el tango. A la albiceleste le iba todo rodado, con una defensa numantina y un ataque demoledor. Con Vildoza en calidad de estilete ofensivo en el tercer cuarto, los latinoamericanos abrieron gas y desquiciaron a los 'bleus'. Un triple de Deck situó en 15 la renta argentina (55-40), con Francia incapaz de volver a engancharse al duelo y sus heridas agravadas por la cuarta personal de Fournier.

Parecía presa del 'rigor mortis' Francia, pero un parcial de 7-0 la reconectó con el partido. Llegó a colocarse a nueve con un triple de M'Baye ya en el último periodo. Replicó enseguida Laprovittola desde el perímetro pero el combinado de Collet se veía aún con un halito de vida. Con Ntilikina al timón y Gobert algo más entonado, Francia ponía a prueba el temple de los latinoamericanos, a los que por primera vez se veía titubear. Pero si de algo anda sobrada Argentina es de casta y experiencia. Y en ambas tiene un máster Scola, que con dos triples firmó el epitafio de un rival que deberá seguir esperando para saber lo que es la final de un Mundial.