El argentino Martínez Camí «sorprendido» de su protagonismo en el Ademar

El jugador, en una imagen de archivo./
El jugador, en una imagen de archivo.

De todas formas, antes de su llegada al club leonés, el central argentino ya mantenía «contacto habitual, casi a diario para conocer de antemano las jugadas y los sistemas» con el actual seleccionador absoluto argentino

PÉREZ SOTO

El central internacional júnior argentino del Abanca Ademar Pedro Martínez Camí se ha mostrado «sorprendido» del protagonismo que ha adquirido desde su llegada al equipo leonés la pasada semana, convirtiéndose en pieza fundamental desde el primer momento para el técnico, Manolo Cadenas.

«No esperaba tener tantos minutos de manera tan rápida y es algo que agradezco por la confianza que supone, pero las alabanzas es algo que no me gusta demasiado por ser una persona tímida», ha señalado el joven jugador de 19 años.

De todas formas, antes de su llegada al club leonés, el central argentino ya mantenía «contacto habitual, casi a diario para conocer de antemano las jugadas y los sistemas» con el actual seleccionador absoluto argentino y que ahora será su entrenador en el Ademar, en su primera experiencia profesional fuera de su país.

Para Martínez Camí, el estilo del conjunto leonés «se adapta perfectamente» al juego que mejor le va por sus características y en él se siente muy cómodo.

Progresión desde su debut

Desde su llegada al Abanca Ademar y tras debutar el pasado miércoles ante el Quabit Guadalajara solo tres días después de su llegada a la capital leonesa, el jugador argentino encajó en los planes de Cadenas que le utilizó tanto en labores defensivas como en ataque.

Entre las diferencias que ha encontrado en el balonmano tanto español, como también europeo -tras su debut en la Copa EHF frente al RK Vojvodina serbio- destaca «la mayor intensidad y también, en ocasiones, dureza en el juego, pero es algo esperado dado el mayor nivel de este balonmano».

En este sentido cree que ha de «pulir» aspectos en su juego como «el uno contra uno además de tener una mayor confianza en el lanzamiento», ya que se encuentra más seguro en la conexión con pivotes y extremos.

También se ha mostrado sorprendido por «el entusiasmo que despierta este deporte, que en Argentina es aficionado, por lo que no es comparable».

En la plantilla ademarista contará con dos compatriotas, el lateral Federico Vieyra, pendiente de incorporarse al equipo al recuperarse de una intervención quirúrgica por una arritmia cardiaca y el capitán de la selección argentina, el pivote, Gonzalo Carou, al que considera «como un hermano» y que le está ayudando «con todo tipo de consejos» en la adaptación al equipo y a la competición.