El Abanca Ademar cae por primera vez en la historia ante el Atlético Valladolid

Un momento del partido disputado en Valladolid. /Alberto Mingueza
Un momento del partido disputado en Valladolid. / Alberto Mingueza

Los leoneses, irregulares durante el encuentro, no supieron mantener la ventaja en el segundo tiempo a pesar de firmar buenos minutos frente al conjunto de David Pisonero | Los pucelanos ahondan en la mala racha de los leoneses

Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

La última la tuvo Simonet. El argentino se caía, lanzaba y el balón chocó contra César. No hubo manera. Parecía increíble pero sí. El Abanca Ademar podía caer en Valladolid. Ahí estaba la posibilidad. Y los de Guijosa la probaron. Pero 'no estaba de Dios', como dijo Guijosa tras el encuentro. O estuvo a veces y otras... no.

Salió fuerte el Abanca Ademar en casa pucelana, con la garra que quizás echó en falta en anteriores encuentros, como el primer y único partido copero ante el Granollers. Recuperaba esa confianza de la mano de un acertado Pesic para ponerse siempre por delante o en tablas en los cinco primeros minutos, solo cediendo el empate a tres al acabar el primer parcial.

27 Atlético Valladolid

(14+13), César (16 paradas), Turrado, Dani Pérez (2), Serdio (7), Manu García (1), Río (3), Víctor (3), Diego Camino (2), Miguel Camino, Adrián Fernández (9,8 de penalti), Álvaro Martínez, Nico, Roberto , Miguel Martínez.

26 Abanca Ademar

(14+12), Biosca (7 paradas), Mario López (8,1p), Simonet (3), Vieyra (1), Jaime Fernández (3), Mosic (-), Pesic (5) -siete inicial-, Slavic (9 paradas), Carou, Ligetvari (1), David Fernández (3), Acacio, Rodrigo Pérez (2).

parciales
3-3, 6-4, 7-6, 10-8, 12-11, 14-14 -Descanso- 16-16, 18-20, 21-23, 23-24, 25-24, 27-26 FINAL.
árbitros
Raluy López y Ángel Sabroso Ramírez (Comité canario). Excluyeron a Turrado (min. 13), Serdio (min. 36), Adrián (min. 49), Nico (min. 59), del Recoletas , y a Mario López (min. 40) y David Fernández (m.48), del Ademar.
incidencias
Poco más de 1.500 espectadores en Huerta del Rey en el derbi más descafeinado en la grada de los últimos años, pese a que el partido ofreció emoción y espectáculo a raudales. Hubo aficionados leoneses en la grada.

Evidentemente, el Atlético Valladolid no se sentía en absoluto cómodo en el papel que quisieron darle los leoneses. Hubo que esperar al minuto 6 para que los locales lograran ponerse por delante gracias al buen hacer de un notable Abel Serdio haciendo de protagonista, dando razones de su fichaje por el Fútbol Club Barcelona.

Jaime Fernández, clave en los momentos de coyuntura del encuentro, repuso la cordura y evitó que la brecha fuera mayor, en unos minutos en los que Vieyra fue demasiado severo.

Guijosa pidió tiempo muerto en el 10 para frenar una ventaja que, si bien no era grande, se hacía demasiado dura y podría haber abierto la brecha aún más.

Desde los siete metros el local Adrían Fernández fue incontestable y dejó en nada las intervenciones de un Nacho Biosca que pasó por etapas demasiado veloces. No obstante, los locales supieron reponerse de aquel inicio a remolque e incluso supieron aguantar la superioridad numérica del Ademar sin encajar tanto.

Los de David Pisonero aprovecharon el inicio del nuevo parcial del cuarto de hora para poner uno más por delante con el 8-6.

Tocaría esperar hasta el 25 para volver a contemplar en el Pabellón Huerta del Rey el empate, que llegaba de la mano de Ligetvári.

A pesar de que el Atlético Valladolid quiso irse de más, Biosca evitó males mayores en el 27 con el 13-12, para cerrar el primer tiempo en el 14-14 firmado por David Fernández.

Segunda parte

El paso por vestuarios hizo suponer que las palabras de Rafa Guijosa en vestuarios, si algo fueron, fue sin duda efectivas. El Abanca Ademar se puso por delante a los 30 segundos del segundo tiempo, aunque poco duraría la alegría.

La efectividad de Adrián Fernández durante todo el partido puso a los pucelanos en el empate 16-16 de lanzamiento pone el empate a 16. La efectividad en ambas escuadras era máxima en los primeros compases de la segunda parte. Con uno arriba para el Ademar, David Pisonero pidió tiempo muerto.

No fueron suficientes las palabas del técnico local, ya que los visitantes se ponían dos arriba con Mario López (17-19), que no dudó en volver a marcar para poner la diferencia de tres.

Todo iba bien, pero pudo torcerse. Y se torció. Con la exclusión de Mario López, Abel Serdio subía al marcador el empate a 20 tras el parcial 0-3 leonés. La defensa 5:1 no era suficiente propuesta y el Valladolid empezaba a saber jugar en esas aguas.

Todo se torcía. Un Pesic que estuvo por momentos de dulce ponía el 21-22 y los de Guijosa llegaron a ponerse de dos.

Llegaría el temido minuto 24. El Valladolid, por delante por primera vez en el segundo tiempo, firmaba el 25-24 y de esa ventaja no se apearía hasta el final. Incluso la aumentó con un cañonazo de Diego Camino para el 27-25.

Mario López la tuvo para reducir la diferencia y Simonet, en ese último lanzamiento que chocó contra César, frustró la tentativa.

El Abanca Ademar perdió en Valladolid. Queda luchar por ganar a un Barcelona que quizá llegue a León con ¿cansancio? de Europa. El milagro después de que el del Viernes Santo lo firmaran en Valladolid.