«Cada vez hay más mujeres protagonistas»

Captura 'La otra mirada'./RTVE
Captura 'La otra mirada'. / RTVE

Macarena García interpreta uno de los personajes centrales en 'La otra mirada' (La 1), una serie cuyo equipo de guionistas es exclusivamente femenino

JULIÁN ALÍAMadrid

Una inesperada visita revoluciona la academia de 'La otra mirada', la serie que emite el lunes a las 22:40 horas La 1 de TVE. Allí, Manuela recibe la llegada de su primo Benito. La actriz que encarna a Manuela, Macarena García, de 31 años, actúa por primera vez junto a su hermano, Javier Ambrossi. Además, en el capítulo, las alumnas tienen que escribir el guion de un cortometraje, de un modo similar a como ocurre en la producción, cuyas guionistas son todas mujeres.

- ¿Cómo ha vivido el regreso de 'La otra mirada'?

- La gente la esperaba con muchísimo cariño y muchas ganas. Por lo que veo en las reacciones de la gente, de los fans, en las redes sociales, creo que está cumpliendo las expectativas. Ha retomado los valores y la temática de la primera temporada, pero con más fuerza, más energía, más ritmo, tramas más trepidantes... Estoy muy orgullosa y muy contenta.

- ¿Diría que los temas que se tratan siguen siendo actuales?

- ¡Claro!, sin duda. Ese es uno de los puntos fuertes de la serie. Trata el tema de la mujer en los años 20, pero invita a reflexionar sobre cuál es su papel en la actualidad. A veces te das cuenta de que hemos avanzado muchísimo, y en otras ocasiones, tristemente, de que queda mucho por hacer. Los problemas y los conflictos que se ven en esa época también se ven reflejados en el día de hoy tranquilamente. Creo que la serie está muy bien por eso, y que se aprende mucho con ella.

- ¿Ha notado muchos cambios en el sector desde que empezó?

- Tengo la suerte de que nunca he vivido en primera persona ninguna situación de conflicto por el hecho de ser mujer, pero sí que es cierto que cada vez se está hablando más del tema, al que se le está dando más importancia. Veo que hay un cambio a la hora de recibir proyectos o papeles que tienen a muchas más mujeres como protagonistas, y con personajes que ya no dependen de tramas masculinas. Cada vez hay más mujeres directoras, aunque falta mucho por hacer todavía, y los datos lo demuestran. En el cine, hay menos jefas de departamentos que jefes, o en los equipos técnicos. Pero ahora se le está dando mucho valor, y está habiendo cambios internos.

Mismo o talento o más

- El equipo de guionistas está compuesto únicamente por mujeres.

- Sí, y para mí eso es un cambio enorme, y me siento muy orgullosa. Son mujeres hablando de mujeres. La jefa de guionistas es una mujer, y todos los miembros del equipo a sus órdenes también. Creo que se nota. Evidentemente hay hombres que hablan de mujeres maravillosamente, pero se agradece que se les dé espacio y que puedan demostrar que tienen el mismo talento o más.

- ¿Le gusta su personaje?

- Me encanta. Me parece una mujer maravillosa. Es buena, empática, cariñosa, generosa, y a la vez tiene carácter, las ideas muy claras, y es muy luchadora y sabe lo que tiene que hacer. Además, Manuela en esta temporada está muy empoderada, con más fuerza y menos miedo. Me ha encantado poder trabajar eso: una mujer que empezaba más asustada y que ha ido cogiendo poder y fuerza. Esa transición me parece una maravilla. Me tiene enamoradísima y me ha hecho recapacitar sobre cuántas mujeres ha habido como ella que han luchado por nuestros derechos y la igualdad.

- Es la primera vez que graba junto a su hermano.

- ¡Ay! Estoy deseando verlo. Salimos en este capítulo, y ha sido una maravilla. Había trabajado con él, pero siendo él el director, y es un regalo que nos hizo Boomerang, la productora. Hacemos de primos, y nos han regalado escenas íntimas, preciosas, en las que hemos podido poner mucho de nosotros. Es un lujo poder trabajar con tu hermano, mirarle a los ojos. Ahí la mayor parte del trabajo está hecho.

- ¿Cómo ha visto la reducción de los capítulos a una hora?

- Creo que ha sido un acierto enorme y que debería hacerse en todas las series. Para mí, es el formato perfecto. Da tiempo a que pasen muchas cosas, pero a la vez no te llegas a cansar. Ahora, en 'La otra mirada' todo tiene tanto ritmo que invita al espectador a no separarse de la pantalla.