«No me canso de meterme en líos»

«No me canso de meterme en líos»

'Gonzo' dirige y presenta el documental 'Detrás del muro', que La Sexta emite este martes | «No quiero acabar creyéndome Miguel de la Quadra-Salcedo o Manu Leguineche»

JULIÁN ALÍAMadrid

Casi todo lo que se sabe de los migrantes centroamericanos es a través de las palabras de Donald Trump, que es el que pone este tema sobre la agenda. Nosotros hemos querido contrastar lo que dice él con las personas de las que habla», comenta Fernando González 'Gonzo' (Vigo, 42 años), que ha visitado países como Guatemala para 'Detrás del muro', el documental que La Sexta estrena este martes. «Tienen claro que su gran proyecto es emigrar a los Estados Unidos. Desde un chaval de 17 años, analfabeto y pobre como él solo, hasta una señora de 60 años, abogada y notaria pública de Nicaragua, y a cuya hija han acusado de terrorismo porque se dedicaba a curar las heridas de los manifestantes que eran reprimidos por disparos de la Policía», explica el reportero, que se dio a conocer con 'Caiga quien caiga'.

-¿Cómo le ha afectado el viaje?

-No sé si he sido capaz todavía de gestionarlo bien todo. Ha sido brutal en lo personal. Yo vengo de una familia con muchos migrantes. Creo que tengo más familia en Argentina y en Venezuela que en Galicia. También soy padre, y nos centramos en historias de gente joven, de menores. Ha sido una oportunidad para relativizar. Luego está la experiencia profesional, que no deja de ser parte de la persona que soy. Lo primero que le dije a mi jefa al volver del viaje fue: 'Gracias por dejarme hacer estas cosas porque me hacen mejor persona y, sobre todo, mejor periodista'.

-¿Ve extrapolable ese muro a la situación de España ahora?

-Y no solo ahora. Hace años teníamos un ministro de Interior que para justificar el trato que se les daba a los migrantes en la valla de Melilla decía que traían el ébola. Esto es una ideología instaladísima en un gran espectro de la sociedad y de los partidos que nos representan. Claro que es extrapolable. Cuando decidimos hacer este documental, una de las cosas que tenía en mente es: 'Vamos a contar una historia de gente que habla en español y a la que podemos comprender'. Lo que cuentan aquí no son causas propias de su región, esto es universal. Creo que quien lo vea va a poder valorar de distinta forma las noticias que intentan criminalizar o generar miedo con los migrantes que quieren llegar.

«Nunca soñé con esto»

-¿En qué momento empezó a interesarse por este tipo de periodismo?

-Uf, pues la primera vez que lo hice. Nunca soñé con esto ni estudiando ni en los primeros años de carrera. Antes que hacer periodismo me gustaba viajar, y cuando me di cuenta de que quería hacer esto fue con 'Caiga quien caiga' en los campos de refugiados del Sáhara. Recuerdo que al volver a casa dije: 'Esta motivación no la había sentido en mi vida en ninguna actividad'. Ahí fue cuando, cada vez que surgía la oportunidad, les decía a mis jefes que quería hacerlo, y luego llegó un punto que les proponía yo que me mandaran a sitios así. Me hacen sentirme vivo y afortunado.

-¿No se cansa de meterse en tantos líos?

-No me canso, no. Se podría decir que quiero más, aunque es cansado y te condiciona todo el año. También es un peligro. Cuando llegué de México me dijeron que me quedaban días libres, y dije que no, que necesitaba hacer un reportaje ya, para volver a mi vida diaria cuanto antes. No quiero acabar creyéndome Miguel de la Quadra-Salcedo, ni Manu Leguineche, ni nadie por el estilo. Sé cuál es mi trabajo y mi día a día.

-¿Nunca ha pensado hacer otro tipo de formatos?

-No. Básicamente, porque creo que no sé hacer otra cosa. Esto me gusta, funciona, y no me han echado de los trabajos en los que lo he hecho. Me gustaría hacerlo con más periodicidad, pero no hay tiempo para hacer más de dos o tres al año, y tampoco creo que la cabeza me pudiese aguantar para más. Nos implicamos bastante y acabamos teniendo cierta relación personal con la gente con la que estamos. Realmente, nunca nos acabamos de ir.

 

Fotos