'Arde Madrid', el desenfreno de Ava Gardner en la gris España franquista

La Estadounidense Debi Mazar será la Ava Gardner de la serie 'Arde Madrid'/Efe
La Estadounidense Debi Mazar será la Ava Gardner de la serie 'Arde Madrid' / Efe

Paco León y Anna R.Costa sacan punta al choque cultural y social que supuso el desembarco de la actriz en la serie que se estrena hoy en el Zinemaldia

EFE

Paco León y Anna R. Costa sacan punta al choque cultural y social que supuso el desembarco de la actriz Ava Gardner en la España franquista de los años sesenta en la serie 'Arde Madrid', que hoy se proyecta completa para el público del Velódromo en el Festival de San Sebastián.

Filmada en blanco y negro en escenarios reales de la capital de España, la serie, que se estrenará en Movistar+ el próximo 8 de noviembre, consta de ocho capítulos de media hora y sitúa en el centro de la trama a dos criados (Paco León e Inma Cuesta) que se infiltran en casa de la actriz para espiarla.

«Colocar a los criados en su casa nos permitía contar de una vez los dos universos de España en aquel momento: el pueblo raso que vivía en la miseria, con problemas económicos, sin acceso a la cultura ni a la información, y los ricos y los artistas, en el polo opuesto«, ha señalado Costa, cocreadora de la serie.

León y Costa, pareja en la vida real, buscaban una idea para hacer una serie histórica juntos, cuando alguien les contó una anécdota sobre Ava, quien siendo vecina del general Juan Domingo Perón en la madrileña del doctor Arce, desde su balcón le gritaba insultos como «Perón cabrón, maricón», mientras éste estudiaba su discurso de vuelta a Argentina como presidente, les gustó tanto que empezaron a investigar sobre ello.

«Hemos leído biografías de Ava Gardner, artículos de prensa y hemos entrevistado a gente que la conoció y que estuvo en su casa, como Paco Miranda, el pianista del Oliver, Lucía Bosé o gente anónima como la telefonista que hacía las conferencias con Frank Sinatra», explica León.

El actor y director sevillano da fe de que Gardner se entregaba a los excesos en todos los sentidos. «Bebía mucho, comía mucho y todo mucho, tenía una fortaleza física que se lo permitía y una libertad muy grande que normalmente las mujeres no se permitían».

Hay tantas anécdotas sobre las fiestas, el alcohol, el sexo y el desenfreno continuo en que vivía la protagonista de «La condesa descalza» en Madrid, que han intentado desmitificarlo un poco.

«Hemos tenido que huir del anecdotario porque hay mucha leyenda y pocos testimonios gráficos», dice León. Y pone un ejemplo: «Mi personaje en el primer capítulo se da un revolcón con ella que seguramente fue como el de la mayoría de la gente que dice que se acostó con ella, un magreo de borracho y ya».

Gardner vino a Madrid por primera vez para rodar «Pandora y el holandés errante» y le gustó tanto que decidió volver y quedarse. «Le encantaba que no hubiese paparazzis, el sol, y el sol y sombra para desayunar», bromea Costa. «Y que no pagaba impuestos», precisa León.

A eso hay que añadir que pasaba por una época de crisis. «Estaba quemada de la Metro, tenía un contrato que la obligaba a hacer las películas que tocaban y empezaba a tener una edad complicada, le daban los papeles buenos a actrices más jóvenes y las clásicas tenían que conformarse con papeles mas secundones», cuenta Costa.

Encontrar a la actriz para interpretar a la diva -finalmente la estadounidense Debi Mazar- no fue fácil.

«Quisimos primar la energía y el talante más que el parecido físico, que también era necesario», asegura León. «Vimos a muchas actrices, algunas preciosas y con cinturas ridículas, pero les faltaba esa vida, esa calle y esa noche que necesitaba el personaje y Debi, aparte de glamour a prueba de vómitos, lo tenía».

El reparto cuenta también con Anna Castillo, Julián Villagrán, Carmen Machi, Silvia Tortosa, Mariola Fuentes o Manolo Solo y colaboraciones especiales como las de Carmina Barrios o Eugenia Martínez de Irujo, que interpreta a su madre, Cayetana de Alba.

«Se lo pasó muy bien, estaba muy a favor, sorprendida de su parecido físico con su madre al verse caracterizada, se emocionó mucho», cuenta Costa. León precisa que su personaje no tiene texto: «Sólo tenía que estar ahí y pasarlo bien y nos consta que se lo pasó bien».

Las expectativas con la serie son tan buenas que ya están hablando con Movistar+ sobre la posibilidad de crear una segunda temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos