El Museo de León inaugura la exposición «Las marcas del tiempo»

Imagen del Museo de León. /
Imagen del Museo de León.

El pintor Manuel Sierra presenta sus nuevas obras, que se podrán ver del 26 de julio al 2 de septiembre

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El pintor Manuel Sierra inaugura en los próximos días –entre el 26 de julio y el 2 de agosto- la exposición retrospectiva titulada genéricamente «Las marcas del tiempo» en cuatro espacios leoneses diferentes: el Museo de León, la Fundación Vela Zanetti, el Museo de la Harinera de Gordoncillo y la Galería Bernesga.

En total, los visitantes que acudan a estas salas podrán admirar cerca de 400 obras, colección particular del autor, que se convierten en la tercera muestra evocadora de su dilatada trayectoria artística tras las presentadas en su día en Cáceres y Soria.

La exposición reúne obras que el pintor ha reservado a lo largo del tiempo, (desde su primer cuadro firmado en 1959) y que en su inmensa mayoría procede de distintas exposiciones (cerca de 200). «Son cuadros con los que tengo una relación especial, cuadros imprescindibles para mí; ni mejores ni peores que los demás aunque no son fruto de la casualidad; cuadros, al menos eso pretendo, representativos y significativos de mi andadura pictórica», asegura Sierra.

«Esta es una ocasión para que también yo mismo pueda examinar mi propia narración pictórica porque mientras trabajo me encuentro absolutamente miope en el sentido de que, al estar concentrado en cada cuadro, no dispongo de la visión de conjunto y esto es precisamente lo que facilita una exposición retrospectiva como esta», advierte.

El artista nacido en Villablino (León, 1951) aprovecha también esta exhaustiva muestra para echar la vista atrás, detenerse y observar si hay o no coherencia entre los cuadros, y entre los cuadros y el contexto (el mundo que rodea al pintor y del que forma parte).

El Museo de León será el primero de los cuatro espacios donde se colgarán las creaciones de Manuel Sierra, desde la presentación este viernes día 26, a las 7 de la tarde. En las amplias salas del Museo se propone al espectador un largo viaje por paisajes de aquí y de allá, interiores, bodegones, retratos, desnudos, abstracciones y también por otros paisajes como fábricas y edificios abandonados o collages políticos y sus maletas de madera.

La segunda sala en abrir sus puertas con obras de Manuel Sierra será la Fundación Vela Zanetti, el día 27 de julio, a las 7 de la tarde. Aquí su producción girará en torno al mundo del circo, un universo artístico que el autor conoció de muy joven y al que vuelve cada cierto tiempo. De esa actividad escénica, le interesan las luces, las sombras, los colores, su belleza, sus gentes, el misterio y como dice Evencio Ferrero «ese mundo mítico y trashumante que es el circo».

La Harinera de Gordoncillo conectará, asimismo, con los aficionados al arte, el día 28 de julio, al mediodía, en una propuesta que recoge su obra en papel. Grabados, estampaciones, serigrafías, litografías, acuarelas, dibujos, ilustraciones, cartelería, etc. se presentan ante su público como una producción que, según confiesa, contiene «tal vez, más elementos autobiográficos dentro de mi colección». Sierra lo justifica de esta manera: «es debido a la esencia misma del papel como material cotidiano, cercano y carente de imposiciones previas; un material efímero al que se le asigna una suerte de provisionalidad, de caducidad e incluso de intrascendencia».

Finalmente, la Galería Bernesga, se pondrá de largo con obra del pintor leonés el 2 de agosto, a las 8 de la tarde. En sus espacios ofrece la obra más reciente pintada en el último año. Prácticamente toda ella pasó por su pincel desde la casa materna de Cabrillanes en Babia, si exceptuamos tres lienzos de la comarca zamorana de Aliste.

En estos cuadros, explica el artista en el tríptico de presentación, «se respira la atmósfera que me rodea en las distintas temporadas en las que me recluyo allí para pintar, provocando ese estado de abducción que necesito cuando trabajo en este oficio de pintor, hecho de colores, de luces, de sueños y, sobre todo, de silencio y de observación».

La mayor retrospectiva de Manuel Sierra «Las marcas del tiempo» que se exhibe en cuatro espacios de León y provincia, tampoco deja fuera de su actividad artística la pintura «ideológica», caracterizada por su acidez, su sobriedad cromática y su componente analítico, contrapunto a su otra obra sosegada y lírica.

En paralelo a la exposición, Manuel Sierra publica el libro «Las marcas del tiempo», título común a las anteriores retrospectivas, en el que recoge toda la colección del pintor con los textos aparecidos en muchos de sus catálogos y algunos de nueva factura. Textos e imágenes completarán la amplia trayectoria pictórica de uno de los autores más prolíficos del panorama artístico.