Promonumenta reivindica sus orígenes con una hacendera en el Monasterio de Sandoval

Un momento de la hacendera. /
Un momento de la hacendera.

Este mes de mayo se han efectuado trabajos de desbroce alrededor de la Panera y en los patios de sus dos claustros, el exterior, del siglo XVI y muy derruido, y el interior o principal, del XVII

LEONOTICIAS León

El sábado 12 de mayo, Promonumenta ha regresado a sus orígenes, al monasterio de Santa María de Sandoval que vio nacer a esta Asociación hace veintiséis años y que, desde entonces, ha recibido su visita-hacendera al menos una vez al año para efectuar una limpieza de claustros y dependencias.

Este mes de mayo se han efectuado trabajos de desbroce alrededor de la Panera y en los patios de sus dos claustros, el exterior, del siglo XVI y muy derruido, y el interior o principal, del XVII. También se han limpiado las galerías inferior y superior del claustro principal, la biblioteca, la sala capitular, etc.

En la hacendera ha participado un grupo de diecisiete personas de Promonumenta, incluido su presidente, además del alcalde y teniente alcalde de Mansilla Mayor, junto con algunos concejales, y voluntarios del pueblo de Villaverde de Sandoval.

Han transcurrido así veintiséis años de esperanzas y desesperanzas en la restauración de una obra tan significativa en el patrimonio leonés (está declarada BIC), pero en un balance general, Promonumenta se congratula que ahora el monumento se halle fuera de la ruina inminente en que se encontraba en el primer momento. Han sido muchas gestiones del Ayuntamiento de Mansilla Mayor, de Promonumenta y de otras muchas personas e instituciones las que han fructificado en sucesivas pequeñas aportaciones económicas de la Junta de Castilla y León, la última a finales de 2017, por importe de 70.000 euros, para la consolidación de la panda sur y reconstrucción parcial del refectorio.

Detalles de la hacendera.

Ahora está abierta la esperanza de que otros 100.000 euros prometidos por la Junta, más 30.000 del Ayuntamiento de Mansilla Mayor y 200.000 solicitados a la Diputación Provincial permitan el arreglo de la llamada Panera y den un importante avance a las obras de Sandoval. Y esperanza también en que pueda conseguirse la designación de un guarda que permita abrir al público el monasterio, eliminando el «actual bochorno» de que solo pueda visitarse la iglesia durante las horas de misa y del canto gregoriano de los domingos y, como mucho, aquellos breves períodos en que el Ayuntamiento puede conseguir alguna ayudita a través del Plan de Enmpleo Local del ECYL.

Contenido Patrocinado

Fotos