Guirao aboga por la alianza Ministerio y Junta para conservar y difundir el patrimonio histórico de León

El ministro de Cultura, durante su participación en los Encuentros de Monteleón. / Campillo

El ministro entiende que debe ser una oportunidad en el sector turístico y no como una amenaza de la vida cotidiana de los cascos históricos y se marca como grandes retos crear una legislación que ayude a los creadores a crear e impulsar las industrias del cine, la música y el videojuego

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

El ministro José Guirao, el que fuera gestor cultural del Musac, vuelve a la que considera su «casa» para abordar los 'Retos del Ministerio de Cultura y Deportes' en el marco del III Punto de Encuentro Monteléon.

El escenario, el Palacio del Conde Luna, a su lado Antonio Gamoneda, al que ha definido como un «viejo y querido amigo» por cuya obra, confesó, siente un «enorme grandísimo».

En detalle

Precisamente, a su figura se refirió al abordar uno de los principales retos del ministerio, por ser uno de los puso su germen, con cuestiones cómo qué le ocurre a un creador cuando se jubila, para el desarrollo del futuro 'Estatuto del artista'.

Una iniciativa que debe servir, según señaló el ministro, para atender y valorar a los creadores a través de una legislación que, lejos de poner trabas al desarrollo de su trabajo, resuelvan sus problemas.

En este sentido, Guirao recordó que la función del Ministerio es la generar las condiciones necesarias para que los creadores crean y para que los ciudadanos disfruten de esas creaciones, alejándose de las conductas críticas. «Debemos trabajar como mediadores», señaló el ministro.

Patrimonio histórico

El otro gran reto del Ministerio pasa por la conservación y la difusión del rico y extenso patrimonio histórico de España que habla del pasado pero que, según advirtió, no es un asunto del pasado.

El ministro recordó que el país se sitúa solo por detrás de China e Italia en bienes BIC y remarcó la obligación del Ministerio con la colaboración de las comunidades, competentes en la gestión del patrimonio histórico, de atesorar esa riqueza cultural.

En este punto, puso de ejemplo la riqueza del patrimonio histórico de León, que desde el punto de vista del sector turismo debe ser entendido como una oportunidad y no como una causa para que desaparezca la vida cotidiana de los casos históricos.

Clave también, continuó, en el ámbito educativo para despertar el interés cultural entre los más jóvenes. «Qué mejor manera de explicar el patrimonio histórico que a través de la propia historia de la ciudad. Debemos mejorar la utilización de los recursos propios para que de una forma natural los adolescentes y jóvenes vayan entrando en el mundo de la cultura».

Dos grandes retos al que se suma el ambicioso objetivo de impulsar el talento que existe en las débiles industrias del cine, del videojuego o la música en España, explorando alternativas a las subvenciones para lograr un verdadero desarrollo industrial similar a la del libro. «Una industria que necesita de las ayudas para subsistir no es una industria», concluyó el ministro.

Un encuentro en el que el ministro pudo compartir el punto de vista de dos estudiantes de la ULE y que le permitió visitar San Isidro, referente de la gran cultura española que, según advirtió, atesora una de las colecciones fundamentales para entender la historia de España y de la Edad Media.