Satse denuncia que tres médicos y nueve enfermeros no pueden atender a 860 presos en Mansilla de las Mulas

Satse denuncia que tres médicos y nueve enfermeros no pueden atender a 860 presos en Mansilla de las Mulas

Tras la jubilación de varios médicos del centro y por decisión del director del mismo a partir del próximo lunes las enfermeras deberan asumir de lunes a viernes desde las 15 hasta las 8 horas del día siguiente y durante las 24 horas a lo largo de fines de semana y festivos la responsabilidad directa de la salud de más de 850 internos y de un elevado número de funcionarios de servicio especialmente en lo que se refiere a la asistencia urgente y vital

Leonoticias
LEONOTICIAS León

El Sindicato de Enfermería, Satse, en León denuncia «la caótica situación sanitaria» en el Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas tras la jubilación de varios médicos del centro y cuyas plazas no se cubren.

Satse alerta mediante una nota de prensa que a partir del lunes, y dada la falta de cobertura de las plazas de médicos en este centro penitenciario tras la jubilación de otros dos -sólo quedan 3-, «el centro penitenciario ha decidido que los médicos que quedan pasen a realizar guardias localizadas».

El Sindicato de Enfermería lleva años reclamando que se aplique la Disposición Adicional Sexta de la Ley 16/2003, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, y que se lleve a cabo la transferencia de los servicios sanitarios de las instituciones penitenciarias a las comunidades autónomas, de modo que esos servicios sanitarios se integren plenamente en los respectivos servicios de salud autonómicos. Esto tenía que haber sido efectivo a los dieciocho meses de la entrada en vigor de la citada Ley en 2003 y han pasado 16 años.

Actualmente, en Mansilla de las Mulas hay 9 enfermeras y un supervisor de Enfermería para 860 internos, lo que a juicio de Satse, «hace imposible llevar a cabo una asistencia sanitaria adecuada en turnos de 24 horas».

Asimismo, desde el sindicato sanitario de León se advierte de que a esta situación «se suma que las condiciones laborales de los profesionales sanitarios de estos centros son mucho peores que las de los trabajadores de Sacyl, tanto a nivel retributivo como laboral: horarios, peligrosidad que padecen, falta de medios, etc.».

Sin embargo, no existe intención por parte del Ministerio del Interior de mejorar esas condiciones, lo que hace que los profesionales sanitarios no deseen optar a los puestos de trabajo existentes en los centros penitenciarios.