Pedro Sánchez asegura que su Gobierno buscará 'acelerar' los plazos previstos para la Variante de Pajares

Imagen de los trabajos realizados en la Variante de Pajares./Campillo
Imagen de los trabajos realizados en la Variante de Pajares. / Campillo

El presidente del Gobierno se compromete ante el presidente del Principado a agilizar la infraestructura y buscará una 'transición justa' para el carbón

NOELIA A. ERAUSQUINGijón | León

Infraestructuras y situación energética sobre la mesa. Ambos temas han sido protagonistas en la primera reunión entre Pedro Sánchez y Javier Fernández desde que el primero accediera a la presidencia del Gobierno. Todo en un encuentro en La Moncloa marcado por las reivindicaciones.

Tras la reunión, de hora y media de duración, el presidente del Principado calificó el encuentro de «positivo». Logró de Sánchez arrancar compromisos, como que el nuevo Gobierno asuma los plazos e inversiones del anterior ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para poner trenes en circulación por la Variante de Pajares, y ningún rechazo claro, aunque sí, simplemente, «tomar nota» de los problemas que supondría para Asturias una descarbonización exprés o que se intentará avanzar en un nuevo modelo de finaciación, el capítulo en el que más se extendió ante los medios, más por el interés nacional que suscita que por su deseo propio.

De hecho, Fernández inició su comparecencia hablando de demografía, un problema que ha hecho a su Ejecutivo aliarse sin complejos con otros populares como pueden ser los de Galicia y Castilla y León, una relación que continuará -también en materia de financiación-, según aclaró. En este asunto, y siempre según el presidente regional, Sánchez se comprometió a continuar y finalizar «lo más rápidamente posible» la estrategia demográfica que el Gobierno de Mariano Rajoy se había comprometido a articular antes del 31 de diciembre de 2017 –«y no se hizo», aclaró Fernández-.

Descarbonización

La otra clave de la reunión tuvo que ver con el carbón, tanto en lo que se refiere al cierre de minas, para las que Fernández pidió la mediación del Gobierno ante Bruselas para que flexibilice la devolución de las ayudas y ofrezca una prórroga a las explotaciones, como el cambio de modelo energético. «La ley de transición ecológica debe ser justa, pero además eficaz», afirmó Fernández, que puso el foco en la necesidad de que los precios de la electricidad tiendan a reducirse y no a aumentar para que las compañías electrointensivas, que compiten en un mercado global, pero pagan la energía en uno local, no pierdan competitividad.

En este sentido, el presidente del Principado recordó que España cumplirá en 2020 todos los requisitos de la UE, como una mejor eficiencia y participación de renovables. «Muy pocos países van a cumplir», subrayó, por lo que se mostró confiado en que también se pudiera conseguir en 2030 sin tener que adelantar el cierre de las centrales de carbón, por lo que pidió que el proceso se articule en el «medio y largo plazo», ante el impacto que tendría en el empleo y en «espacios ya golpeados por la reconversión».

Recorte de tráfico en El Musel

Además, también advirtió de que el cese de la actividad en estas térmicas supondría un recorte en los tráficos de El Musel del 25% y alertó de sus consecuencias, también, en el colectivo de transportistas. Sin embargo, en este aspecto, Sánchez solo «ha tomado nota», insistió por dos veces Fernández. «Es un asunto complejo y espero que el Gobierno tenga sensibilidad», zanjó el presidente regional.

La cita, en la Moncloa, se sitúa dentro de la ronda que está manteniendo Pedro Sánchez con los presidentes autonómicos. Antes que el asturiano ya pasaron por el palacio presidencial Quim Torra (Cataluña), Íñigo Urkullu (País Vasco), Alberto Núñez Feijoo (Galicia) y Susana Díaz (Andalucía), la única socialista hasta ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos