El pacto de la UPL en la Diputación se supeditará a la inversión real que arranquen PSOE y PP a Gobierno y Junta

Pleno de la Diputación de León. /Campillo
Pleno de la Diputación de León. / Campillo

Luis Mariano Santos advierte que no entrará en el juego de negociar sillones y recuerda que ambas siglas gobiernan dos administraciones superiores con posibilidad de mejorar la provincia | «Es hora de que se pongan las pilas y muestren sus cartas»

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

El futuro de la Diputación de León es, hasta la fecha, un interrogante. El PSOE aspira a poner punto y final a la hegemonía de 24 años del PP poniendo como aval su victoria electoral con sus 12 diputados.

Un escaño más que los populares que, con Juan Martínez Majo a la cabeza, ponen como aval su gestión «transparente y objetiva» de los últimos cuatro años.

La realidad es que, hoy por hoy, ninguno de los dos puede gobernar sin apoyos. Eso sí, el PSOE sólo necesita un apoyo. El PP, por su parte, dos. Una ecuación en la que entran en juego UPL y Ciudadanos, cada uno con un diputado electo.

Sin embargo, es la formación leonesista la que se erige como la llave de la Diputación de León. Tanto es así, que PP y PSOE ya han puesto en marcha su maquinaria con el fin de cimentar una relación que permita la investidura. Sin embargo, desde la UPL apelan a la prudencia y a los tiempos.

Y, aunque los contactos existen, oficialmente no abrirá negociaciones hasta la constitución de los ayuntamientos -15 de junio- para evitar comprometer cualquier posible pacto en los ayuntamientos en los que UPL quiere entrar a gobernar o es determinante para su configuración.

Encima de la mesa, proyectos

De esta forma, será a partir de la próxima semana cuando la UPL se siente a hablar tanto con PSOE como con PP. Sin distinción y con plena disposición a la escucha.

Eso sí, pone encima de la mesa una única condición. «Es tiempo de hablar de León, de hablar de proyectos y no de puestos o de limitaciones de mandatos», apunta Luis Mariano Santos, secretario general de la UPL.

Porque, no le interesa la Vicepresidencia que unos y otros le ofrecen. Su objetivo es León y, por ende, pactarán la Diputación con la formación que comprometa mayor financiación y proyectos para la provincia. «Quién realmente quiera que estemos con él y quiera gobernar la Diputación tiene que pensar que para nosotros es fundamental las políticas activas para la provincia» señaló Santos.

Al fin de cuentas, recuerda, ambos liderarán una administración superior, el PSOE el Gobierno de España, el PP la Junta de Castilla y León, y, por ende, ambos tendrán la capacidad de poner encima de la mesa compromisos reales y con inversión para mejorar la situación de la provincia.

«Me niego a protagonizar una negociación como la vivida en Castilla y León en la que no se habla de proyectos sino de cargos o regeneración política. En política tenemos que tener más altura de miras. Si van a hablar de puestos ahí no me van a encontrar. Si van hablar de proyectos, de futuro y de buscar inversión, ahí va a estar la UPL».

Por ello, emplaza a unos y otros a «ponerse las pilas» y que empiecen a descubrir sus cartas boca arriba. «Aquel que sea capaz de convencernos que será mejora para León, tendrá la Diputación», señala Santos, que no cierra la puerta a nadie a pesar de que reconoce que alcanzar un acuerdo a dos –PSOE y UPL- siempre «es más sencillo» que a tres –PP, UPL y CS-.