La lista de espera en la Variante de Pajares: helipuertos, tendido de la catenaria y ventilación

Variante de Pajares. /
Variante de Pajares.

Los obreros sí avanzan en el interior de los macrotúneles con el montaje de vía | Las traviesas entran en camión desde el lado asturiano y se disponen cada 65 centímetros

ramón muñiz
RAMÓN MUÑIZ Gijón | León

Ver cómo los trenes de alta velocidad circulan por la Variante de Pajares sigue siendo una cuestión de tiempo, y de dinero. Ambas cuestiones no son menores y reflejan el estado actual de una infraestructura que mira, para su puesta en marcha, más allá de 2021.

Solventados en mayor o menor medida los problemas de las filtraciones de agua y con el trenzado viario implantado solo parcialmente, la lista de 'asuntos pendientes' en este vial ferroviario no es menor.

Hay encargos que aún no han sido licitados y resultan imprescindibles para concluir la Variante, lo que provoca que los plazos finales aún sigan en el aire. Se trata por ejemplo de la ejecución de helipuertos de rescate, un proyecto que se ha tropezado con las restricciones que los espacios protegidos imponen a este tipo de actividades.

También falta por sacar el tendido de la catenaria en el segundo macrotúnel o las obras de estabilización definitiva de la ladera de Campomanes, que exigirán retirar parte del terreno que ahora presiona contra una de las paredes. Queda también por sacar a concurso el nuevo sistema de ventilación.

A la espera de ello, los obreros avanzan en el interior de los macrotúneles con el montaje de vía. Las traviesas entran en camión desde el lado asturiano y se disponen cada 65 centímetros.

El carril llega por el sur, en tren, a razón de 30 barras de 270 metros de longitud cada semana. Una vez ensambladas, se hormigonará la solera para obtener una vía en placa.

También hay trabajos para medir los arroyos y ríos en superficie, para identificar los puntos que aún pierden caudal tierra adentro y son susceptibles de un tratamiento para evitarlo. En la galería de Folledo los camiones llevan hormigón para terminar de estabilizar las paredes.