Hospital de Órbigo se concentran contra la despoblación de la «España vaciada que se desangra ante el olvido y la indiferencia»

Imagen de la concentración./
Imagen de la concentración.

Las campanas de la iglesia de San Juan Bautista de Hospital de Órbigo han repicado este mediodía durante los cinco minutos que duró la concentración

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Los vecinos de Hospital de Órbigo se han concentrado para sumarse al parón por la 'España vaciada'. La movilización tuvo como escenario el cajero automático cerrado sin previo aviso por Unicaja. «Este viernes 4 de octubre, aquí en Hospital de Órbigo, al lado del cajero que acaba de quitar el banco, nos juntamos, no para unir nuestra voz airada y firme sino nuestro silencio que, junto al silencio de miles de ciudadanos en 23 provincias españolas, debe resonar como un eco sereno y claro en el aire limpio de España», se señalaba en el manifiesto leído al finalizar los cinco minutos de paro organizado por la Coordinadora de la España Vacía.

De esta manera, Hospital se ha sumado al grito de la España rural y abandonada que exige «un verdadero Pacto de Estado contra la despoblación, contra la desvertebración territorial de España y contra la creciente desigualdad de oportunidades entre los ciudadanos españoles».

En la tercera foto, cajero cerrado por Unicaja en la localidad.

A la concentración acudieron vecinos de todas las edades, algunos llegados desde otros pueblos de la Ribera con pancartas en las que se podía leer «Somos menos pero con los mismos derechos», «Sin el medio rural el mundo se para» o «Hace falta el Ministerio del Medio Rural», coincidiendo con las reivindicaciones que ha resonado en las plazas de los pueblos de las provincias más despobladas del territorio nacional.

Los concentrados lanzaron un mensaje claro: «el momento de las buenas intenciones, de las promesas vanas, de las acciones que sólo viven en el papel ha quedado definitivamente atrás», y exigieron a los gobiernos de España y Autonómico «diseñar y desarrollar una verdadera estrategia a favor de la España Vaciada con actuaciones bien definidas, con presupuestos suficientes y plazos bien marcados, pero, sobre todo, a salvo de los vaivenes políticos de carácter partidista».

El manifiesto concluía con las palabras del poeta Antonio Machado en las que expresaba que «nosotros somos la voz de la España de la rabia y de la idea. Somos la rabia serena de la España Vaciada, que se desangra ante el olvido y la indiferencia de quienes debieran ser sus principales valedores».

La revuelta de la España Vaciada ha sonado como un gran altavoz este viernes en Hospital de Órbigo donde sus vecinos pararon «para no parar, y callaron «para que se nos oiga mejor».