Embutidos Rodríguez ve un «chantaje» los paros convocados por CC.OO. y recuerda los «graves daños» que harán a la comarca

Fábrica de Embutidos Rodríguez./
Fábrica de Embutidos Rodríguez.

La propiedad asegura que han mantenido «siempre una actividad ajustada a la ley» y creen que la medida del sindicato está «absolutamente fuera de lugar»

LEONOTICIAS

Embutidos Rodríguez ha recibido «con sorpresa» el anuncio que CC.OO. ha hecho de un calendario de paros en la fábrica que la empresa tiene en Soto de la Vega.

En detalle

La propiedad considera que las declaraciones del sindicato están «absolutamente fuera de lugar» cuando habla de que la empresa mantiene a los empleados «en condiciones próximas a la esclavitud», según citaron textualmente.

Embutidos Rodríguez ha mantenido «siempre una actividad ajustada a la ley». Antes del incendio que asoló nuestras instalaciones y después, cuando no sólo se han limitado a mantener el empleo que tenían, sino que lo hemos incrementado. Por ello, consideran una «total falta de respeto» las declaraciones de los responsables del sindicato que, a su entender, menoscaba la credibilidad de una organización que ha de ser rigurosa en su discurso.

Embutidos Rodríguez dispone de unas modernas instalaciones en Soto de la Vega que reúnen todos los estándares de seguridad, control e higiene alimentaria, y que son un ejemplo de instalaciones modernas y adecuadas a la legislación.

«Poner en duda nuestro compromiso con el empleo y la actividad económica en la comarca de La Bañeza y en la provincia de León es desconocer por completo la importancia que nuestra producción supone para el conjunto de la economía leonesa». Y quieren recordar al sindicato, además, que la autoridad judicial ya se ha pronunciado en no una, sino varias ocasiones, en el sentido que denuncia CC.OO. y dando la razón hasta el momento en todas estas causas a la fábrica, y por lo tanto certificando que todas sus actividades están sujetas a la ley.

Por otra parte, «nunca esta empresa se ha quedado al margen de los acuerdos alcanzados por la Fundación Anclaje», que han cumplido escrupulosamente.

Han demostrado ser una empresa «siempre abierta y dispuesta al diálogo social». Saben que estas medidas responden a una situación que se escapa de nuestro ámbito y en la que nos hemos visto aludidos. Pero la parte social «sabe también que siempre han actuado dentro de la legalidad y que somos la empresa que sostiene el empleo en esta zona».

Por eso instan a continuar dialogando siempre dentro de los términos de la educación y a que «no se planteen chantajes» en los que los únicos que tienen que «perder son la economía y el futuro de una zona que no está sobrada de recursos en estos momentos». Y es que el planteamiento de los paros que ha anunciado CC.OO. supondría, según Embutidos Rodríguez, un importante daño a la empresa y por extensión a sus trabajadores, de dimensiones que creen que el sindicato no ha calculado adecuadamente.

Por ello les piden que recapaciten sobre esta decisión que han tomado y que valoren si esta comarca y esta provincia están en condiciones de afrontar las consecuencias o si consideran que están sobrados de industrias, actividad y empleo en estas zonas. Y a que sean conscientes del «grave perjuicio que con esta actitud harán a esta empresa y sus empleados, máxime cuando nunca ha habido ningún episodio de conflicto entre nuestros trabajadores y la empresa».

Embutidos Rodríguez está compitiendo en los mercados nacionales e internacionales «con gran esfuerzo», habiendo realizado una importante inversión en su ubicación de siempre, que ha superado los 23 millones de euros, sin valorar otras posibles ubicaciones que podían suponer un grave revés a cientos de familias de la comarca de La Bañeza y del resto de la provincia.

«Seguiremos trabajando para avanzar en la creación de más empleo y riqueza, aunque lamentablemente, no encontremos en algún caso concreto la más mínima colaboración para ello».

Ni se han apartado se apartarán nunca del estricto cumplimiento de la legislación laboral, pero en el ejercicio de su responsabilidad, rechazan «absolutamente» las actitudes que pretenden «imponer a la fuerza medidas que pueden afectar muy gravemente al futuro de esta compañía, de sus trabajadores y del resto de profesionales que, como los cooperativistas de Servicarne, se esfuerzan cada día por sacar adelante a esta comarca».