Los cortafuegos y el sacrificio de un área arbolada para salvar un pinar de 3.000 hectáreas

Imagen del incendio declarado este jueves. / Foto: Campillo / Vídeo: Álvaro

Las brigadas forestales optaron por quemar una zona para impedir el avance de las llamas y la acción resultó determinante

LEONOTICIASVillapadierna

La rápida intervención de los efectivos para la lucha contra el fuego, el despliegue de tres helicópteros contraincendios y el centenar de efectivos en tierra resultaron determinante este jueves para 'cercar' el fuego en Villapadierna.

En tierra, y dada la virulencia de las llamas, los técnicos optaron por abrir un nuevo foco de incendio con el fin de quemar un área que sirviera para 'cortar el paso' a las llamas, que ya entonces avanzaban quemando pino y roble a una zona muy comprometida de «más de 3.000 hectáreas».

Esa medida evitó que, según los vecinos, las llamas llegaran a una zona de pinares que habría provocado «un drama». En los otros frentes la acción de los cortafuegos resultaba determinante para evitar el salto a otra zona.

Apoyo desde Palencia al estar brigadistas en Gran Canaria

En zona trabajaron en la actualidad más de 90 personas, y han operado operando tres helicópteros de la Junta de Castilla y León, dos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Ganadería, un avión de coordinación y otro más de la Junta perteneciente a la provincia de Palencia.

En concreto, trabajaron en las labores de extinción seis cuadrillas aerotransportadas, cuatro de ellas de la Junta y dos del Ministerio, dos cuadrillas de tierra, cuatro autobombas, dos bulldozer, siete agentes medioambientales, dos técnicos y un puesto de mando.

El apoyo de las brigadas llegadas desde Palencia se ha determinado ante la limitada presencia de efectivos en la provincia de León, donde un grupo de brigadistas han sido desplazados al incendio de Gran Canaria.