El candidato popular de Puebla de Lillo impugna el último pleno

Jesús Fernández Llanos. /
Jesús Fernández Llanos.

El candidato considera que «al revocarse el acuerdo inicial del presupuesto, el alcalde entiende que ya no procede contestar a las alegaciones»

Leonoticias
LEONOTICIAS León

El candidato del PP en Puebla de Lillo, Jesús Fernández Llanos, ha solicitado formalmente la impugnación del acuerdo del último pleno, celebrado el 3 de mayo, en el que la Corporación Municipal por unanimidad aprobó la revocación de la aprobación inicial, el 28 de marzo, del presupuesto para el presente ejercicio. Jesús Fernández Llanos presentó alegaciones a estos presupuestos, tras considerar que «existían diversas irregularidades en su tramitación».

El candidato popular recuerda que las alegaciones presentadas al alcalde, Pedro Vicente Sánchez, y con el objeto de dar información a los vecinos del municipio, «han sido expuestas en el tablón de anuncios de la Plaza Mayor». Sin embargo, pese al registro oficial y a la publicidad legal «el alcalde de Puebla de Lillo no ha dado respuesta oficial».

En el nuevo escrito registrado por el cabeza de lista del PP en el municipio, el candidato considera que «al revocarse el acuerdo inicial del presupuesto, el alcalde entiende que ya no procede contestar a las alegaciones».

Fernández Llanos manifiesta que la justificación que el alcalde expone en este pleno es que «se ha detectado lesividad para los intereses públicos al haber consignado unos ingresos en el presupuesto inicial superiores en concepto de ingresos sobre la ordenanza fiscal reguladora de la tasa por prestación del Servicio de alcantarillado, tratamiento y depuración de aguas residuales de las entidades locales de Cofiñal, Isoba, Redipollos, San Cibrián, Solle y Puebla de Lillo«.

El candidato popular «no acepta el error expuesto por el regidor y considera que tanto la aprobación de la urgencia como la aprobación de revocación al presupuesto aprobado inicialmente en pleno extraordinario el 28 de marzo son un fraude de ley y acuerdos irregulares administrativamente hablando«. Por ello reclama la impugnación del acuerdo por la vía que corresponda.

Además critica el gasto ocasionado a las arcas municipales para la celebración de la sesión plenaria. «296 euros por pleno, más 237 euros por comisión de hacienda, total ingresos para el alcalde: 473 euros, más del triple que lo que han cobrado el resto de concejales», un total de 1.009 euros.

A este respecto, señala que la revocación de los presupuestos «supone que seguirán vigentes los del 2018 y, por tanto, seguir cobrando las asistencias por pleno, más del doble, las asistencias por Juntas de Gobierno, más del triple, y las asistencias por comisiones, que quintuplican la asistencia de 37 euros a 199».