Los agricultores leoneses piden al Gobierno que se acometa la modernización de 35.700 hectáreas

Luis Planas, acompañado por diferentes autoridades, durante su visita a Hospital de Órbigo. / I. Santos

Un total de doce comunidades de regantes solicitan al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación ser incluidas en los procesos de modernización | Luis Planas remarca su compromiso con la modernización para garantizar el futuro del sector

ANDREA CUBILLASHospital de Órbigo

Modernizar el campo como elemento de futuro y de desarrollo, atener al sector primario como germen de futuro y potenciar todas las fortalezas de este sector. Estas premisas han estado muy presentes este martes durante la visita realizada por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, al Órbigo leonés.

En detalle

Allí durante una reunión con los regantes y al igual que hiciera el lunes en la capital, Planas ha remarcado la importancia de la modernización de los regadíos como motor para el desarrollo económico, impulsando una agricultura productiva, generadora de empleo y valor añadido.

A este respecto ha afirmado que se sigue apostando por el regadío a través de una política territorial ordenada, donde los criterios de generación de empleo, riqueza y sostenibilidad ambiental determinen las inversiones y se está elaborando un Plan Director de Regadíos que priorice las actuaciones a realizar, con criterios objetivos y que respondan a una planificación equilibrada y sostenible.

También ha hecho hincapié en la importancia de apoyar la agricultura familiar y la economía social como medida frente al despoblamiento, por su fuerte vinculación al territorio y su mejor distribución de riqueza y empleo.

Inversión

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, recordó además que Castilla y León acapara el 54 por ciento de la inversión en obras de modernización de regadíos en toda España, así como el 40 por ciento de la transformación global, ya que se trata de «la joya de la corona» de un sector alimentario que produce en todo el país más de 100.000 millones de euros al año, de los que exporta más de la mitad.

En total, 91 millones para siete actuaciones que permitirá ampliar en 13.6000 las 1000.000 hectáreas modernizadas en Castilla y León, entre ellos, la modernización de los sectores IV y VI del Canal Páramo que visitó el ministro.

Ahora, encima de la mesa las más de 35.7000 hectáreas de 12 comunidades de regantes de la provincia de León que ya han cursado la solicitud para su adaptación y que se traduciría en un importante superior a los 365 millones de euros, de los 100 irían destinados para la modernización del Canal del Esla entre León y Zamora.

Una disposición que permitirá en el conjunto de la Comunidad modernizar 78.000 hectáreas y supondrá una coste de 762 millones de euros.

Aceleración

En este sentido, el ministro ha remarcado que el regadío, «aunque no pueda llegar al último rincón del país», sí requiere que «muchas zonas sean transformadas y modernizadas para conseguir hacer un uso más eficiente del recurso limitado que es el agua», en un contexto «de lucha contra el cambio climático».

Luis Planas puso de relieve que la preservación del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático y el regadío «no son en absoluto incompatibles», sino que «un buen uso del agua es un buen uso de un caudal público en beneficio de la sociedad», que particularmente para los agricultores va a permitir que sus producciones «sean más eficientes, más competitivas y mejores».

Precisamente y frente a las voces críticas, el presidente de Seiasa -Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras Agrarias-, Alejandro Alonso, advirtió que desde el pasado mes de junio se ha vivido una aceleración del proceso de modernización de regadíos. «Estamos tratando de acortar todo el proceso administrativo para que sea una realidad cuanto antes», remarcó Alonso.

Ferduero

Por su parte, el presidente de Ferduero, Ángel González Quintanilla, señaló que «evidentemente» en el regadío se apuesta por la modernización porque es la forma de «poder seguir compitiendo con el resto de agricultores de otros países y apuntó que además de las 100.000 hectáreas en las que ya se han ejecutado obras, «se encuentran otras 80.000 hectáreas cuyas juntas de regantes ya han decidido por mayoría adaptarse, a lo que se sumarían como mínimo otras 100.000 en toda Castilla y León».

Por ello, a pesar del proceso político actual de convocatoria de elecciones, «el Gobierno tiene tiene que seguir gobernando y seguir haciendo las cosas que estaban previstas», ya que de lo contrario, «los parones serían excesivamente largos y supondría retrasar mucho más la espera de la modernización».