La Junta da un paso al frente y, con la complicidad vecinal, salvará Ciñera de las garras del fondo de inversión

La Junta da un paso al frente y, con la complicidad vecinal, salvará Ciñera de las garras del fondo de inversión

Fomento se compromete a 'comprar' el pueblo, que a continuación será 'revendido' a los vecinos con alquileres sociales para los más necesitados

J.C.

Ciñera seguirá siendo Ciñera, un pueblo minero nacido bajo la llamada de la hoy extinta Hullera Vasco Leonesa y en el que las historias del día a día terminaron creando un tejido social que la crisis ha estado a un paso de desmembrar.

Las casas de esta pueblo, sus calles, su campo de fútbol, su economato o su consultorio médico seguirán formando parte de la Ciñera más cotidiana y seguirán acogiendo en su seno las historias de no pocas familias.

Si esta localidad minera leonesa no se queda finalmente en las garras de un fondo de inversión tendrá mucho que ver con la decisión tomada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta que este jueves ha dado un «sorpresón» a los vecinos.

«Ha sido la Junta quien ha querido implicarse hasta el fondo en este caso y lo ha hecho con el convencimiento de que sólo con su implicación directa se podía salvar la difícil situación que se presentaba», ha asegurado a leonoticias Mercedes Ordás, portavoz de la plataforma vecinal.

Ciñera, una unidad

Ciñera registralmente es una única unidad perteneciente a la Hullera Vasco Leonesa porque este 'lote' pasa a formar parte del proceso liquidador de la empresa.

Un proceso que arrastra inevitablemente a sus 128 casas bajas y a sus 12 pisos del patronato. Un 'botín' suculento para un fondo de inversión que nunca ha entendido que dentro de esas viviendas hay familias.

La parte social ha sido determinante para que sea la Junta quien se comprometa a pujar con 700.000 euros por el lote que posteriormente será vendido a los vecinos destinando a alquiler social el sobrante de viviendas.

En la reunión de este lunes ha estado presente por parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente con el director general de Vivienda a la cabeza, Ángel Marinero.

Según las explicaciones dadas por los responsables de fomento a los afectados, después de adquirir los inmuebles, la Junta se los vendería a un precio que ronda el 50 por ciento del valor que se le ha otorgado en el plan liquidador, que sitúa el coste de cada una de las viviendas entre os 15.000 y los 22.000 en la mayoría de los casos.

«Todos muy agradecidos»

La implicación de la Junta ha supuesto un enorme alivio para los vecinos de Ciñera que creen que han salvado una situación límite.

Queda ahora el compromiso de compra a la Junta, la propia adjudicación final por parte del administrador concursal a ésta y la posterior realización de las escrituras finales para los vecinos de la localidad.

«La sensación es que todo ha mejorado mucho en unos días gracias a la implicación de la Junta, pero aún quedan temas por resolver», sentencia Mercedes Ordás.