«Vamos a publicar las evaluaciones de todos los servicios y unidades de Sacyl»

Francisco Igea, durante la entrevista realizada el jueves, tras el primer Consejo de Gobierno del nuevo Ejecutivo regional./Alberto Mingueza
Francisco Igea, durante la entrevista realizada el jueves, tras el primer Consejo de Gobierno del nuevo Ejecutivo regional. / Alberto Mingueza

Francisco Igea considera que la repetición de elecciones «sería un completo fracaso y nos mantendría con unos presupuestos prorrogados por segundo año consecutivo»

Ángel Ortiz
ÁNGEL ORTIZ

El vicepresidente de la Junta y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior está convencido de que habrá cuentas en la comunidad «más temprano que tarde», pero advierte de que «si hubiese repetición de elecciones, sería un completo fracaso y nos mantendría con unos presupuestos prorrogados por segundo año consecutivo».

Más información

–No habrá presupuestos en 2020, muy probablemente, según ha avanzado en la rueda de prensa posterior al primer Consejo de Gobierno. Hacer así nuevas políticas será muy complicado. Incluso activar el funcionamiento de una consejería, la suya, que no tiene presupuesto actualmente.

–¿Qué hemos empezado a hacer? Lo que pensamos que nos va a alterar menos el presupuesto. Políticas de derechos, control o regeneración que no implican un gasto excesivo. La ley de garantías de derechos al final de la vida no implica un gasto añadido importante, por ejemplo. Nosotros, no obstante, confiamos en tener un presupuesto más temprano que tarde. Pero la situación política está muy compleja. Si hubiese repetición de elecciones, sería un completo fracaso y nos mantendría con unos presupuestos prorrogados por segundo año consecutivo.

–Pero se podrían hacer presupuestos.

–Sí, se podrían hacer. Pero con unos riesgos grandes. No está decidido, de todas formas. Estamos valorando ventajas e inconvenientes. Este año se prorrogó, lo que nos evitó males mayores que sí sufren otras comunidades por prever más ingresos de los reales. Fue una decisión prudente. Veremos qué expectativas tenemos.

–En sanidad, por ejemplo, hay dos artículos del acuerdo que tienen que ver con reducir todas las listas de espera y ampliar las consultas de alta resolución. ¿Cómo se hace sin nuevos presupuestos, sin más dinero?

–No crea que necesitamos para ello mucho presupuesto. Sanidad tiene un problema de financiación.

–Del orden de unos 300 millones de déficit estructural.

–Básicamente tiene un problema de financiación por el pago de la carrera profesional, que se ha comprometido sin incremento presupuestario. Pero extender las consultas de alta resolución para que se beneficie el 20% de la población no incrementa el gasto. Las pruebas diagnósticas se hacen antes o después, por lo que el gasto será el mismo.

–¿No se necesitará una inversión inicial de ningún tipo? ¿Se puede hacer algo así con la misma infraestructura que se tiene en este momento?

–Yo creo que se puede hacer en gran parte.

–Si uno de los problemas es el pago de la carrera profesional, no contemplarán entonces recuperar el trabajo extra de las peonadas para reducir listas de espera.

–Las peonadas era un sistema, tal y como fue concebido en su momento, perverso. Lo que planteamos es que sea posible una vez que hayamos medido y hecho público el rendimiento en cada servicio. Porque si no acabas pagando por las tardes un descenso de rendimiento por las mañanas. Para nosotros, si son necesarias las peonadas y tenemos presupuesto, las haremos. Pero las haremos una vez que conozcamos el rendimiento de los servicios.

–Serían posibles en unos servicios y en otros no, quiere decir.

–En efecto.

–¿Qué papel jugaría en este modelo la sanidad privada?

–La gestión directa debe abarcar lo que abarca ahora. Se dedica entre el tres y el cuatro por ciento a la concertación con clínicas privadas. Pero también creemos que la gestión directa tiene márgenes de mejora, que permitirá aumentar la eficiencia y los incentivos. El modelo de gestión que defendemos consiste en evaluar rendimiento, calidad y con eso, podemos plantear un sistema de incentivos.

–Pero ya existen esas evaluaciones.

–Hay medidas de rendimiento que no se han hecho públicas. Lo primero que vamos a hacer es publicarlas.

–¿Van a hacer público el rendimiento de unidades y servicios concretos?

–No. De todos.

–¿Sabe que eso le generará problemas con aquellos facultativos que no salgan bien parados?

–Lo que me está generando problemas es no hacerlo. Creemos que, con más transparencia, tendremos más herramientas de mejora. Es verdad que al principio saldrán diferencias debidas a cuestiones metodológicas. Cómo se incorporan los datos... Pero si no las hacemos públicas, nunca afinaremos...