Dos de cada tres castellanos y leoneses aseguran que la despoblación es el principal problema de la región

Dos de cada tres castellanos y leoneses aseguran que la despoblación es el principal problema de la región

El desempleo es la mayor preocupación para Los el problema más importante de Castilla y León por todos los grupos de edad, excepto por aquellos entre 30 y 44 años que entienden que es el paro.

El Norte
EL NORTEValladolid

Las cuestiones relacionadas con la despoblación y la crisis demográfica y el paro son los principales problemas para los castellanos y leoneses, a quienes también preocupa, aunque en menor medida, la falta de industria, la situación de la sanidad y las infraestructuras y los equipamientos públicos. Además, la pérdida de población figura en primer lugar en todas las provincias, excepto en León y Salamanca, donde cede este puesto al desempleo.

Ésta es una de las conclusiones que se extraen de la encuesta elaborada en Castilla y León, entre el 25 y el 29 de junio, por Sigma Dos para Ical. La despoblación es el principal problema de la Comunidad para el 51,4%, es decir, para más de la mitad de los ciudadanos, una cifra que se incrementa si se le añaden a quienes hablan del envejecimiento de la población o el abandono de los pueblos hasta el 66 %, es decir, dos tercios de los castellanos y leoneses dicen que su principal preocupación son las cuestiones demográficas.

El segundo motivo es el paro (43,6%) que sumado a la falta de salidas laborales para los jóvenes (5,5%) casi ocupan a la mitad de los habitantes de la Comunidad. Sin embargo, cuestiones tan llamativas mediáticamente como la inmigración apenas encuentran hueco entre los desvelos de un 1% de los que respondieron a la encuesta.

Asimismo, los castellanos y leoneses también identifican como uno de los desafíos más importantes de la Comunidad la escasez de industria, con un 13,1%. Le sigue el sistema sanitario con un 12,2% y, por debajo de la barrera del diez %, las infraestructuras, con un 9,6%. En sexto lugar destaca el envejecimiento de la población con un 9,4%, según la encuesta de Sigma Dos para Ical.

Por otra parte, los políticos y la corrupción solo es el principal problema para el 7,5% de los castellanos y leoneses, mientras que la educación y la cultura y la economía también son cuestiones importantes para el 7,4 y el 6,6%, respectivamente.

El abandono de los pueblos y la falta de salida para los jóvenes también es citado por el 5,9 y el 5,5% de los castellanos y leoneses, por delante de la agricultura (3,4%), las pensiones (3%), los servicios sociales (2,6%), el transporte público (2,2%), la deuda y gestión municipal (1,4%), el abandono de los barrios (1,2%), el medio ambiente (uno %) y la inmigración (1%), que figura en último lugar.

Población y empleo

El fenómeno de la despoblación es considerado como el problema más importante de Castilla y León por todos los grupos de edad, excepto por aquellos entre 30 y 44 años que entienden que es el paro. De hecho los más preocupados por este asunto son los ciudadanos con entre 45 y 64 años, con un 59 %. El desempleo es la segunda preocupación de todos los colectivos de edad, excepto entre los que actualmente tienen entre 30 y 44 años, para los que es el primero. La situación de la Sanidad se abre también paso como tercera preocupación entre los mayores de 65 años y también entre los de 30 y 44 años (con un 17 %).

También, los retos demográficos son la cuestión más relevante a la que se enfrenta la Comunidad para el 56,6% de los hombres, mientras que se decantan por este asunto el 46,3% de las mujeres. Para los dos sexos el paro y el empleo son la segunda cuestión y la falta de industria el tercero para los varones y la sanidad, para las mujeres.

«Para los dos sexos el paro y el empleo son la segunda cuestión y la falta de industria el tercero para los varones y la sanidad, para las mujeres»

Por otra parte, las cuestiones vinculadas con la pérdida de población preocupan más a los que votaron a Podemos e Izquierda Unida en las elecciones autonómicas de 2015. El 61,3% considera que es el principal problema, mientras que lo es para el 55,1% de los que eligieron la papeleta de Ciudadanos; el 53,5% de los que optaron por la candidatura del PSOE y el 50,6% de los que eligieron la oferta del PP.

Además, el desempleo es el segundo problema para cuatro de cada diez votantes de estas fuerzas políticas, si bien el porcentaje más elevado se sitúa entre los electores de Cs (49,3%) y PSOE (47,2%). Las mayores diferencias radican en el tercer asunto. Mientras que para los 'populares' y los que apoyaron a Podemos e IU es la falta de industria, para los ciudadanos que dieron su apoyo al PSOE y Cs, es la sanidad.

Finalmente, la despoblación es el asunto más importante en todas las provincias, excepto en León y Salamanca, donde se decantan por el paro. Los más concienciados con los problemas relacionados con la población son los palentinos (61,7%) y los sorianos (61,1%).

La preocupación por la despoblación que revela la encuesta es especialmente sentida en Soria y Palencia, donde más del 60 % de las personas lo citan como el principal problema. También con cifras elevadas se encuentra en Segovia (57,2%), Valladolid (52,8%), Zamora (51,7%) y Burgos (50%), mientras que en el resto de provincias está por debajo del 50. El desempleo es el segundo problema más importante en todos los territorios a excepción de Salamanca y León que es el primero, con porcentajes del 50,2 y del 49,4%, respectivamente. También es alta la preocupación en Valladolid (48,8%), mientras que provincias como Burgos y Soria este tema aparece únicamente en el 30% de las respuestas.

La falta de industria también ocupa una posición destacada para los leoneses (13,5 %), palentinos (16,6 %), segovianos (12,9 %) y zamoranos (12,8 %), mientras que la Sanidad es el tercer problema en Ávila (14 %), Salamanca (17,9 %) y Valladolid (12,9 %). En Soria y Burgos se decantan por la deficiencias en las infraestructuras, con el 28,6 y el 15,1 %, respectivamente.

La situación económica

Cuatro de cada diez castellanos y leoneses creen que la situación económica de la Comunidad está igual que hace tres años, mientras que quienes perciben una mejoría y quienes creen que ha ido a peor empatan en un 26%. Una visión parecida se produce cuando se pregunta por la situación general de Castilla y León, ya que la mitad de las respuestas señalan un lacónico regular y son ligeramente superiores los que indican que mal o muy mal (25%) de los que consideran que está bien o muy bien (23,5%).

«Cuatro de cada diez castellanos y leoneses creen que la situación económica de la Comunidad está igual que hace tres años, mientras que quienes perciben una mejoría y quienes creen que ha ido a peor empatan en un 26%»

Los más jóvenes son los más complacientes con la situación actual. Es en el colectivo de entre 18 y 29 años donde se produce una diferencia más significativa: un 37,3% considera que la economía está mejor o mucho mejor que hace tres años y apenas un 11,8 cree que está peor que al inicio de la Legislatura. Lo mismo ocurre con la situación en general de la Comunidad que es percibida como buena por un 37,2% de los jóvenes, frente al 12,7 que cree que está mal o muy mal.

Con la edad, las opiniones se vuelven mucho más pesimistas: entre los 30 y los 44 años son más quienes piensan que la situación ha ido a peor en estos tres años (un 26,4%) que quienes dicen que ha ido a mejor (24,2%). Esta percepción se agudiza entre los 45 y los 65 años (un 32,1% cree que se ha agravado, frente a un 23 % que nota un alivio). Los jubilados confiesan opiniones más moderadas, y son los mismos los que se decantan por la mejoría que por el empeoramiento (un 27%).

Asimismo, el sondeo señala diferencias de percepción según el género. Los hombres creen que la economía marcha mejor que peor (27,3% frente a 25,6%), y en el caso de las mujeres se invierten los términos y quienes creen que las cosas no van bien (28,2%) superan a las que se muestran más confiadas (25,8%).

Albert Rivera, el político mejor valorado en la región

El 32,2% de los castellanos y leoneses tiene una visión negativa del Gobierno de España que preside Pedro Sánchez, frente a un 20,9% que le otorga una buena nota a la actuación del Ejecutivo socialista. Los votantes del PSOE, junto con los de Podemos-Izquierda Unida, son los más positivos en su valoración, aunque representan solo a cuatro de cada diez de los que votaron a estas formaciones en las últimas elecciones autonómicas.

Así se desprende de una encuesta elaborada, entre el 25 y el 29 de junio, por Sigma Dos para Ical, en la que el 2, % ve «muy bien» al nuevo gabinete de Sánchez, que llegó a La Moncloa el pasado mes al prosperar la moción de censura que desalojó del poder a Mariano Rajoy. A ellos se suman un 18, % con una consideración buena. «Mal» y «muy mal» es la respuesta del 18,5 y el 13, % de los castellanos y leoneses, mientras que el 31,9 % considera que se merece un «regular».

La percepción negativa es mayoritaria respecto a la positiva en todas las edades, y en el caso de las personas entre 18 y 44 años las valoraciones críticas superan el 37 % de los encuestados. En el resto de los grupos de edad, este tipo de opiniones se sitúa en torno al 30 %. En el otro lado de la balanza son los más jóvenes quienes expresan una opinión más positiva del Gobierno de España, con un 24,3%, mientras que en el grupo de entre 45 y 64 años, llegan al 22,3%. En el resto, las respuestas de satisfacción se quedan por debajo del 20%.

Asimismo, los hombres presentan una mejor valoración del Gobierno de España que las mujeres, con una diferencia de 3,4 puntos porcentuales (un 22,6% para el colectivo masculino, frente al 19,2 en el femenino) . Menor distancia existe entre los dos sexos entre quienes hacen una valoración negativa del Ejecutivo socialista (en torno al 32%).

Según la encuesta de Sigma Dos para Ical, el Gobierno de Pedro Sánchez aprueba ampliamente entre sus votantes y los de Podemos e IU, que expresan su satisfacción en el 45,4 y en el 42% de los casos, respectivamente frente a opiniones negativas del 11,9 y del 14,4%. Igualmente, solo un 16,8% de los que dieron su apoyo a Ciudadanos tiene una imagen buena o muy buena del Ejecutivo socialista, frente al 40,5% que asegura tener una visión negativa. Este porcentaje se eleva hasta el 47,2% entre el cuerpo electoral del Partido Popular, que dio una mayoría casi absoluta a la formación hace tres años, como primera fuerza política en Castilla y León.

Ninguno de los líderes de los principales partidos del país aprueba, si bien el presidente de Cs, Albert Rivera, es el mejor valorado con casi un cinco -4,97-, mientras que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, es el que peor nota obtiene con un 3,19 en un ranking en el que ya se han introducido a los dos candidatos a presidir el PP. Así, en segundo puesto figura la vallisoletana Soraya Sáenz de Santamaría, con un 4,82, mientras que el presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, tiene que conformarse con un 4,74. A continuación figura el dirigente 'popular' Pablo Casado, que se disputa con la exvicepresidenta el liderazgo del PP, con un 4,2, por delante también de la secretaria general de los 'populares' María Dolores de Cospedal (3,92).

Los únicos líderes que reciben el aprobado entre los votantes de su partido y los de otra formación son Rivera, con un 5,92 del electorado 'popular' y un 7,04 de Cs, y Pedro Sánchez, a quienes sus compañeros de partido le dan un 6,8 y los de Podemos-IU, un 5,95. Además, entre los votantes del PP Sáenz de Santamaría es la mejor puntuada (6,75), seguida muy de cerca -a menos de tres décimas- por Pablo Casado (6,46).

Por otra parte, entre los jóvenes de 18 a 29 años, el único que aprueba es Pedro Sánchez, con un 5,27 y se queda cerca Albert Ribera, con un 4,9. Entre los de 30 a 44 es el presidente de la formación naranja el que supera el cinco, mientras que en el colectivo de entre 45 y 64 años ninguno de los dirigentes nacionales aprueba. Por el contrario, los castellanos y leoneses con 65 y más años solo suspenden al presidente del Gobierno con un 4,79 y a Pablo Iglesias, con un 2,97. Además, el líder de Podemos es el que obtiene una peor valoración entre los votantes de su propio partido (5,74).

Sin embargo, Pablo Iglesias es el dirigente nacional más conocido entre los castellanos y leoneses, con un 93,7%, por delante de Albert Rivera, con un 93,6%. A poca distancia se sitúan Sáenz de Santamaría y Pedro Sánchez, con un 92,1 y un 92%. A cierta distancia se coloca con un 75,8% Pablo Casado, pese a que nació en Palencia, tiene raíces leonesas y es diputado por Ávila.

Por provincias, Sáenz de Santamaría es la líder mejor valorada en Ávila (5,08), Palencia (cinco), Segovia (4,92) y Soria (cinco), y Albert Rivera en Burgos (4,84), Salamanca (5,16), Valladolid (5,06) y Zamora (5,26). Sin embargo, Pedro Sánchez solo obtiene una mayor puntuación que el resto en León (4,9), aunque por debajo del cinco. De hecho, el presidente del Gobierno no aprueba, de media, en ninguna provincia. Lo mismo le ocurre a Pablo Casado, Cospedal y Pablo Iglesias.

Además, en Ávila, León, Palencia, Segovia y Soria, el líder de la formación 'naranja' es el segundo que mejor puntuación logra, con un 4,94, un 4,83, un 4,8, un 4,86 y un 4,92, respectivamente. La exvicepresidenta consigue también la segunda posición en Burgos (4,8), Salamanca (5,11), Valladolid (4,75) y Zamora (4,88). El presidente del Gobierno es el tercero en Burgos (4,77), Palencia (4,48), Salamanca (4,82), Segovia (4,72), Soria (4,45), Valladolid (4,65) y Zamora (4,85).

Finalmente, mientras que los hombres suspenden a todos los lideres de la encuesta, las mujeres aprueban a Sáenz de Santamaría con un 5,25 y a Rivera, con un 5,16.

También, hay visiones distintas en los territorios. En Burgos, Segovia, Soria y Valladolid predomina una visión positiva sobre la evolución de la economía, en tanto que en la zona oeste de la Comunidad las opiniones son claramente negativas. Más del 30% de los burgaleses y los vallisoletanos sienten más dinamismo que hace tres años y son también, junto con Soria, las provincias en las que las opiniones negativas son más reducidas. Por el contrario, en la franja más occidental de Castilla y León cunde el pesimismo. En la provincia leonesa son casi cuatro de cada diez personas los que creen que las cosas van a peor y suponen casi 20 puntos más que quienes consideran que van a mejor. En Zamora, un tercio son los que se apuntan al desaliento, 11 puntos más que quienes mantienen la esperanza. Y en Salamanca, casi un 30% están en la misma idea pesimista.

Los votantes del PP son quienes se muestran más complacientes con la marcha de la economía. Un 40% percibe su mejoría, mientras un 17% lo ve peor. También, son mayoría en Ciudadanos los que comparten esta opinión (29,3% frente al 25,3%). Sin embargo, los partidarios del resto de formaciones son más críticos: un 32,9% de los simpatizantes del PSOE y un 37,6% de los de Podemos e Izquierda Unida tienen una idea negativa, cifras muy superiores a las que cuentan con planteamientos más optimistas.

Situación general de la Comunidad

En cuanto a la situación general de la Comunidad, la mayor parte de las opiniones la califican con un regular, pero las valoraciones de Burgos, Palencia, Segovia y Valladolid superan a la visiones negativas y, una vez más, es la raya de Portugal y Soria las que tienen un análisis más crítico. Especialmente significativo es el sentir de los zamoranos: mientras que el 38% cree que las cosas, en términos generales, están mal o muy mal, sólo el 11,8% piensa que están bien. Las opiniones menos complacientes se repiten en Soria y León (más del 32%) y también en Salamanca, con casi el 30. En el otro lado de la balanza, entre un 27 y un 28% de burgaleses, segovianos, palentinos y vallisoletanos creen que las cosas van bien. En ninguna de estas provincias la cifra de los pesimistas llega al 20%.

También en este aspecto, los votantes del PP son los más entusiastas y más de un tercio cree que la situación es buena o muy buena, pero en el resto de formaciones las opiniones son menos satisfactorias, incluso entre los electores de Ciudadanos, que en un 23 % manifiesta un sentir positivo, pero un 23 % negativo. Los partidarios de Podemos e IU y del PSOE son mucho más críticos y sólo un 6 % de los que optaron por la formación morada y un 16 % de los que votaron a los socialistas ven algo bueno en la situación actual.

 

Fotos