Silvia Clemente rompe su silencio en Twitter para defender a la Policía ante los ataques de Bildu

Silvia Clemente con Luis Fuentes y Villegas./G. VILLAMIL
Silvia Clemente con Luis Fuentes y Villegas. / G. VILLAMIL

La política segoviana se pone del lado de las Fuerzas de Seguridad y contra «los asesinos»

El Norte
EL NORTEValladolid

La expresidenta de las Cortes, ahora en la órbita de Ciudadanos, Silvia Clemente pidió hoy jueves que nadie gobierne España con Bildu tras su ataque a la Policía y la Guardia Civil, después de que el parlamentario abertzale, Julen Arzuaga, llamara «nazis» a los representantes policiales durante el debate en el Parlamento Vasco de la denominada Ley de Abusos Policiales.

En su perfil de Twitter, en el que mantiene una imagen con el dirigente de la formación naranja Juan Carlos Girauta, Silvia Clemente expresó su apoyo a la Policía y la Guardia Civil por haber estado siempre «al servicio de la libertad y la protección de los españoles. Con ellos y contra los asesinos», publicó.

«Que nadie pretenda gobernar España de la mano de estos personajes», añadió la dirigente segoviana, que desde que perdió las primarias de Cs a la Presidencia de la Junta de Castilla y León no ha tenido ninguna participación pública y solo se ha hecho eco de comentarios en Twitter del presidente de Cs, Albert Rivera, así como de otras compañeras como la líder en Cataluña, Inés Arrimadas.

Julen Arzuaga, llamó hoy «nazis» a representantes policiales durante el debate en el Parlamento Vasco de la denominada Ley de Abusos Policiales, que ha sido modificada para esquivar el recurso ante el Tribunal Constitucional presentado en su día por el Gobierno de Mariano Rajoy.

El portavoz abertzale mostró su «desprecio» al «lobby infecto, asqueroso» que busca «la total impunidad y encubrimiento para el terrorismo y las graves vulneraciones de derechos humanos que ellos mismos han perpetrado». «Ustedes son los nazis que protestan porque hubo un juicio en Núremberg, para mí ustedes son los franquistas que luchan para que no haya un reconocimiento de sus vulneraciones de derechos humanos», ha espetado mirando desafiante a la tribuna donde se encontraban los representantes policiales y de asociaciones de víctimas.