Sanidad se propone formar a más MIR en el medio rural de Castilla y León

Sanidad se propone formar a más MIR en el medio rural de Castilla y León

La Consejería tratará de incrementar los 100 centros de salud acreditados para la formación MIR

ical
ICALLeón

La Consejería de Sanidad se propone impulsar la formación de nuevos médicos de familia en el medio rural de Castilla y León para lo que tratará que más centros de salud logren la acreditación que les permite impartir formación de Médico Interno Residente (MIR). Con esta medida trata de atajar las dificultades derivadas de la falta de personal y acercar la realidad de la Comunidad a los nuevos profesionales.

Ésta es una de las medidas que tiene sobre la mesa el departamento que dirige Verónica Casado para hacer frente a la falta de profesionales, especialmente, en el medio rural para cubrir las plazas vacantes o las sustituciones. Además, pretende promocionar el entorno que ofrecen los pueblos para el desarrollo profesional de los facultativos de Atención Primaria.

La Consejería sostiene que la vía para resolver la falta de profesionales en algunos territorios es la formación de más facultativos mediante el programa de Médico Interno Residente (MIR). La nueva planificación de profesionales, un área en la que Verónica Casado tiene experiencia previa, pretende incorporar al medio rural, al tiempo que también se aumentan las plazas MIR en los centros de salud urbanos.

Esta iniciativa, que supondrá incorporar MIR en las plantillas de los centros de salud habilitados para la formación, permitirá a los nuevos médicos adquieran destrezas propias de ejercer la medicina en estos entornos, con escasa población, envejecida y con procesos crónicos. «La medicina de familia tienen condiciones duras pero también muy bonitas por la cercanía a la población y la capacidad para resolver cosas», afirma la consejera.

En la actualidad, el programa de formación en Medicina de Familia, aprobado en 2005, contempla tres meses de rotación en centros del medio rural, pero Sanidad ve insuficiente esta estancia. Además, Castilla y León dispone solo de 17 centros de salud en pequeñas poblaciones acreditados, junto a otra treintena de colaboradores, por lo que el objetivo es elevar esa cifra en los próximos años para que se incorporen a las convocatorias MIR.

La Comunidad dispone en conjunto de 100 centros de salud acreditados para la formación de profesionales de Medicina de Familia y Comunitaria, de los que 83 están ubicados en el medio urbano.

Los 17 restantes se distribuyen entre los dos de Burgos -Rural Norte y Rural Sur-; tres de León -Santa María del Páramo, Trobajo-Valverde de la Virgen y Valencia de Don Juan-; uno de Bierzo -Bembibre-; cinco de Soria -El Burgo de Osma, Ólvega, San Esteban de Gormaz y Soria rural- y los seis de Valladolid -Cigales, Peñafiel, Portillo, Tudela de Duero, Íscar y Medina del Campo rural-.

Medio rural, escuela MIR

La Consejería de Sanidad pretende hacer una revisión de todos los centros de salud del medio rural para determinar cuales cumplen o están en condiciones de hacerlo con los criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, entre los que figuran la existencia de tutores habilitados, actividad docente e investigadores. Por ello, la estrategia se dirigirá también hacia los profesionales existentes para que se conviertan en formadores de los futuros MIR.

Sanidad considera que incrementar la capacidad formadora de la Atención Primaria del medio rural podría ayudar a «taponar», según Casado, el incremento de las jubilaciones en los cinco o diez próximos años, debido a que un porcentaje elevado de la plantilla actual tiene una edad comprendida entre los 55 y los 60 años.

Esta medida da respuesta a la demanda que expresaron hace semanas en León las Vocalías de Médicos de Atención Primaria Rural, de Médicos Tutores y Docentes y de Médicos en Formación y Promoción de Empleo de la Organización Médica Colegial (OMC). También pidieron la incorporación de todos los centros de salud, un reconocimiento explícito de la acción tutorial y un cambio del marco acreditador.