El PSOE insta a Verónica Casado a comparecer en las Cortes por los incrementos en las listas de espera

La portavoz de Sanidad socialista, Inmaculada García, y el procurador, Ángel Hernández, analizan la situación de la sanidad /Rubén Cacho -ICAL
La portavoz de Sanidad socialista, Inmaculada García, y el procurador, Ángel Hernández, analizan la situación de la sanidad / Rubén Cacho -ICAL

Los socialistas reclamaron a la consejera de Sanidad que «aclare su propuesta sobre el medio rural» y a Mañueco que informe sobre la creación de un hospital en Aranda de Duero

ALFREDO SÁNCHEZValladolid

El Partido Socialista exigió en la mañana de ayer la comparecencia de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, por los incrementos registrados en las listas de espera castellanas y leonesas; además pidió explicaciones a la ejecutiva de Mañueco por el abandono del proyecto de construcción de un nuevo hospital en Aranda de Duero, que según fuentes del partido ha «quedado en un limbo».

En este sentido, el procurador y miembro de la dirección socialista, Ángel Hernández, que ofreció una rueda de presenta conjunta con la portavoz de sanidad del partido, Inmaculada García, y Judith Villar, para criticar los últimos informes de la Sanidad de la región, instó a Verónica Casado a «dar la cara» y comparecer en las cortes, en la que sería una buena oportunidad para «demostrar que la ejecutiva de PP y C's realmente tiene la regeneración y transparencia como estandartes».

«No vamos a jugar con los datos», declaró Ángel Hernández, que mostró su preocupación por lo abultado de las listas de espera de sanidad -que afectan hasta a 257.458 castellanos y leoneses, el 10,98% de las personas con tarjeta sanitaria individual.

En esta misma linea, desde la portavocía del PSOE se hace hincapié en la gravedad de los datos de la Sanidad, que «ponen en evidencia la realidad de la situación», que ya había sido denunciada por los socialistas en la anterior legislatura.

Asimismo, Inmaculada García, exigió a la consejera de Sanidad que diese explicaciones sobre su intenciones en cuanto al estado de los consultorios y alegó que la situación es «demasiado grave» como para alargar hasta septiembre su comparecencia, como estaba previsto. «No podemos dejar que mueran los pueblos», añadió, «y menos ahora, en Verano».

Especialmente criticada fue la actuación de la recién-nombrada Consejera de Sanidad, Verónica Casado, a quien acusan los socialistas de «decir una cosa y la contraria» y a quien recuerdan que «la sanidad es universal». Desde el partido socialista consideran que «miente» y que pretende acabar con los consultorios locales y centralizar la Atención Sanitaria «en tres o cuatro núcleos urbanos». Una actuación que «haría flaco favor a la grave despoblación de la región».

«Todo lo que ha estado diciendo la Consejera, que lo explique donde debe: eso es, en la Cortes», reclamó la portavoz de Sanidad, Inmaculada García, que criticó la ineficacia de un modelo que apuesta «por que sean los pacientes los que realicen los kilómetros en lugar de los médicos».

Además, aunque alabo el trabajo de las unidades de Emergencias señaló que «no consentirán que se produzca un menoscabo de la atención primaria», que recalcó es universal, lo que a su juicio implica que todos los ciudadanos deben recibirla en condiciones de igualdad.

Sin embargo, al ser preguntados por la propuesta socialista en cuanto a la atención sanitaria en el medio rural, reconocieron vagamente que «su intención sería conservar los consultorios» y expusieron -con ambivalencia- que durante la pasada legislatura propusieron la creación de una Comisión de Trabajo junto con el gerente de Sacyl, «sin llegar a ninguna conclusión clara».

Hospital de Aranda de Duero

Por último, el procurador socialista, Ángel Hernández, reclamó a la ejecutiva de Mañueco que informase sobre el estado de la construcción de un nuevo hospital en la localidad burgalesa de Aranda de Duero -la que fue una promesa electoral del popular. «Se ha demostrado que sus propuestas son humo», afirmó Hernández, quien criticó al presidente de la Junta por, primero afirmar que el hospital, con un presupuesto de 2,6 millones de euros, sería inaugurado durante la legislatura, y después, solo garantizar que se agilizarían los plazos al máximo.

«Es intolerable», sentenció el socialista, que añadió que el plazo de presentación de ofertas terminó el 8 de julio y , no obstante, «nunca se ha vuelto a saber nada de este proyecto».