Un menor agrede a un agente municipal en el interior de una peña en Medina

Peña medinense donde se registraron los hechos./P. G.
Peña medinense donde se registraron los hechos. / P. G.

El agente fue trasladado al Hospital Comarcal aunque su estado no reviste gravedad

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZMedina del Campo

Lo que parecería un San Antolín tranquilo y sin incidentes reseñables se torció durante la madrugada de hoy cuando un menor de edad agredió a un agente municipal en el interior de una peña. El suceso ocurrió alrededor de las seis de la mañana, cuando los vecinos «hartos» del ruido y de las molestias que una peña situada en la calle Cereros estaba ocasionando decidieron llamar a la Policía Local. Hasta allí se desplazó una patrulla de municipales para tomar nota de lo ocurrido y proceder a la interposición de la correspondiente denuncia.

Los agentes entraron en la peña y cuando estaban tomando los datos de filiación de los presentes, según explican desde el Ayuntamiento de Medina del Campo «un menor propinó un puñetazo en la cabeza y por la espalda a uno de los agentes que se precipitó al suelo». Al parecer también recibió una patada en un brazo. Tras el suceso el agente fue trasladado al Hospital Comarcal y su estado no reviste gravedad.

Además de tener localizados a los progenitores del menor agresor, según detalló el concejal delegado del área de la Policía Local, Borja del Barrio Casado, también se procederá a tomar en firme una decisión sobre este suceso. «Nos vamos a reunir con el servicio jurídico del Ayuntamiento para ver qué medidas podemos tomar respecto a este suceso». Fuentes próximas a la administración local explican que se estudia la fórmula legal para poder clausurar el local. Asimismo el agente agredido también habría interpuesto en la comisaría de la Policía Nacional del municipio la correspondiente denuncia.

Ordenanza municipal

A parte de este suceso, los primeros cuatros días de los sanantolines habrían sido «tranquilos» ya que no se han producido «peleas fuertes». Como en ediciones anteriores, el grueso de las quejas vecinales se centran en los ruidos. En este sentido desde el Ayuntamiento se comunicó hace varias semanas que en próximas fechas se modificará al ordenanza municipal de ruidos, normativa local que no se ajusta a la Autonómica.

El objetivo de este cambio en la ordenanza municipal es «regular las emisiones acústicas y sonoras, y dar seguridad a todos los agentes implicados, vecinos y empresarios, para conseguir unos objetivos de calidad acústica adecuados para mejora de la convivencia y de las condiciones acústicas del municipio, y que permita regular, entre otros, los espectáculos en vía pública».