La historia se repite en Castilla y León y 32 años después de nuevo los 'populares' fraguan un pacto

José María Aznar, en su etapa de presidente de la Junta. /
José María Aznar, en su etapa de presidente de la Junta.

EFE
EFELeón

Castilla y León camina en esta décima legislatura hacia un gobierno de coalición PP-Cs, que será el segundo en su historia autonómica después del que rubricaron los desaparecidos Alianza Popular y el CDS en la segunda legislatura, entre 1987 y 1991, en la etapa de José María Aznar y Jesús Posada.

El pasado viernes PP y Cs cerraron un acuerdo, que se firmará esta semana, por el que los populares se quedan con la presidencia de la Comunidad y seis consejerías, y la formación naranja con la vicepresidencia, la portavocía del Ejecutivo y cuatro carteras.

Previamente, ambas formaciones alcanzaron otro acuerdo para que el procurador de Cs Luis Fuentes sea el presidente de las Cortes de Castilla y León en esta décima legislatura.

Un acuerdo similar, de fuerzas de centro derecha, se fraguó en Castilla y León en la segunda legislatura, cuando el candidato a la Presidencia de la Junta por AP, José María Aznar, y el del PSOE, Juan José Laborda, empataron a 32 escaños, y el CDS, con Rafael de las Heras, se hizo con la llave de la Cámara con dieciocho procuradores.

«Era necesario por lo tanto pactar. El CDS era la llave. Obsesionados con evitar un acuerdo entre centristas y socialistas, los «populares» echaron el resto para materializar el pacto con los de Suárez«, recoge el historiador Enrique Berzal en el volumen »Un difícil arranque, una esforzada consolidación«, que el diario el Mundo editó con motivo de los 25 años de autonomía de Castilla y León.

La historia se repite y 32 años después de nuevo los «populares» se han esforzado por fraguar un acuerdo con Cs, pese a las preferencias iniciales del candidato de la formación naranja, Francisco Igea, de hacerlo con el PSOE, que fue el partido más votado en las elecciones autonómicas del pasado 26 de mayo con 35 de los 81 escaños en juego, frente a los 29 del PP y los 12 de los de Albert Rivera.

Ahora como hace tres décadas, el acuerdo inicial arrancó con un reparto de presidencias del ejecutivo y el legislativo, y entonces el CDS de hizo con la dirección del parlamento de Castilla y León con Carlos Sánchez-Reyes al frente, y los de AP con la Junta, con Aznar al cargo de la Junta.